sábado, 2 de julio de 2011

Darkness, Capitulo 7

 7Hola, primero que todo lamento no haber actualizado el fanfic, pero es que he tenido muchas cosas de la U (Fin de semestre D=)
Pero aquí va el cap 7 del fic espero que les guste




Capitulo 7: Secreto

Estaba justamente amaneciendo cuando Jared se dirigía hacia su casa, era increíble ser inmune a la luz del sol y aun así tener vida eterna como vampiro; por su puesto nadie sabia que él era inmune a la luz del sol, una sonrisa se extendió por su rosto.

La cita de hoy había sido completamente provechosa, esos cazadores de sombras no sabían que habían traído la última pieza que necesitaba justamente hacia sus manos. Ya se había reunido con él, y lo había convencido de ayudarle; pobre iluso.

Jared miro directamente al sol saliente, el sol siempre le recordaba a Magnus, sonrió, era brillante y poderos como lo era Magnus. Horas antes cundo salía de casa de Magnus estaba totalmente dispuesto a dejar atrás su plan, solo por estar con él; pero su encuentro con el cazador de sombras lo había hecho refeccionar, le había mostrado la realidad.

Sabía que Magnus aún amaba a ese niño, y en cuanto el chico le dijera que todo había sido un plan de Camille lo perdonaría.

“¿Como le había dejado una tarea tan importante a Camille?”- Pensó, era una inútil siempre fallaba en todo; hoy la visitaría al calabozo donde la tenia encerrada para recordarle que no estaba muy contento con ella.

Miró al frente, su casa estaba ya muy cerca.

No debía preocuparse por que el plan con Camille hubiera fallado, de todos modos tenia el anillo. Si Magnus no se iba con el por la buenas lo haría por las malas.

Inconscientemente su mano roso sus labios.

“No, Jared. No seas estúpido, el amor no cabe en este juego” se dijo.

De todas formas Magnus prefería a ese niño que a él, inconscientemente cerró los puños de ambas manos con fuerza.

Siempre lo había hecho, siempre.

Jared soltó una carcajada.

Pero es algo que Magnus ignoraba.

El mago no tenia idea de quien era es chico realmente, no lo reconocía, seguramente por el hechizo habían echado sobre el hace ya más de cuatrocientos años. Pero Jared si recordaba lo que había hecho, sonrió, todavía podía sentir cuanto había disfrutado matándolo, todavía podía oler sus sangre derramada por todo el césped, todavía podía oír los gritos de locura de Magnus suplicándole que no matara a Alexander, podía verlo arrodillado llorando sobre su cadáver.

Después de eso su mago nunca había sido el mismo, por lo que había accedido a que Xavier lo hechizara, luego lo había dejado por que nos se perdonaba a si mismo lo que le había hecho a Magnus, incluso aun que él no lo recordara. Le había dicho al mago que lo había dejado por miedo a lastimarlo, bueno, no le había mentido era solo una parte de la realidad.

Lo había dejado por que tenía miedo de que el hechizo no funcionara y el mago llegase a repudiarlo, odiarlo e incluso a temerle. En ese momento había estado muy confundido su hermano le había quitado lo único que era suyo por derecho y no estaba dispuesto a aceptarlo; así que la mejor opción era eliminarlo. Claro Magnus nunca entendería que lo hizo por que lo amaba.

Conforme los años pasaron Xavier le había hecho comprender que necesitaba a Magnus, a su magia para cumplir la profecía. A inicio no quería buscarlo, pero poco a poco entendió que Xavier tenía razón. Los malditos no tienen derecho de ser amados.

Estaba destinado a ser una creatura maldita, por más que se había resistido a este destino. El cual había sellado con la muerte de su hermano, pero no estaba arrepentido.

Hace algunos años lo había entendido, era malo por que negarse a la naturaleza, pero iba a ser el mejor en su área. Iba a crear un pandemónium en la tierra, por primera vez los cazadores de sombras y otras creaturas del sub mundo iban a conocer el significado de la palabra: TERROR

Pero nunca se había esperado encontrase de nuevo con Alexander, ese era una grave problema. No podía creer como su hermano había renacido en un cazador de Sombras, era prácticamente imposible ya que su hermano era un hombre lobo.

Si no lo hubiera enfrentado antes de salir de la propiedad de Magnus nunca lo hubiese reconocido. Cuando observo profundamente esos ojos azules  lo reconoció, por que eran sus mismos ojos azules. Solo que los de Jared hace mucho tiempo no mostraban esa llama de vida y gama de poder que siempre habían mantenido los de Alexander, pese a todas las dificultades él siempre había estado vivo. Una de las cosas que jamás le perdonaría.

Despacio abrió la puerta de su casa, una criada le esperaba.

-Mi Lord estábamos muy preocupados por su persona. Ya amaneció y no sabíamos si algo malo le había sucedido- dijo la chica entre sollozos

Jared la miro con crueldad, ahora no estaba de ánimo para los numeritos de sus criados.

-Mi Lord,- lo llamo otro criado, que al parecer estaba cerca- ¿se encuentra usted bien?

Jared miro a los dos criados con furia.

-No necesito que nadie me espere o se preocupar por mi entendido- dijo Jared duramente.

Los dos criados se quedaron en silencio, la chica intentaba desesperadamente silenciar sus sollozos.

Jared se tapo ambos oídos con las manos

-Y tu- dijo Jared mirándola con desprecio- ni si quieras puedes ocultar que estas enamorada de mi, debería despedirte.

Sin decir más se volvió lentamente y subió las escaleras. Siempre era mejor hacer sentirse a alguien más miserable, ciertamente reconfortaba.

Entro a su habitación, poco a poco se comenzó a desprender de su ropa. Primero se quito la gabardina, luego la camisa; sin pensarlo su mano se dirigió a la parte baja de la cadera donde tenía su cicatriz de nacimiento.

Esa marca en forma de cruz había sido la única similitud que tenia con su hermano, desde que se convirtió en vampiro. Cuando sus ojos se habían apagado y quedado en color neutral.

Una indescriptible furia lo carcomió, debería haberse asegurado que su hermano no pudiera renacer. Pero no, cuando Magnus se había desmayado debido al dolor de ver a su amado muerto él había corrido hacia el mago. Sin preocuparse si quiera por el cuerpo de su hermano.

Pero todavía tenía una ventaja, parecía que Alexander no sabía nada de su pasado, no sabia que su primera vida.

-Pensando en tu hermanito menor- dijo un hombre que arrastraba las palabras- que dulce. Déjame recordarte que tú lo mataste y lo disfrutaste mucho por cierto.

Jared automáticamente dejo caer su mano y se volvió.

Frente a el se encontraba un hombre de facciones fuertes, muy marcadas con ojos de un turquesa  electrizante, cabello azulado y una piel extrañamente dorada. Usaba unos pantalones negro y una camisa del mismo color que sus ojos. Tenía una postura elegante con un deje de arrogancia, aparentaba tener unos veintidós años. Siempre le había sorprendido la belleza del mago, pero no era su tipo.

-Nunca entenderé como haces para que tus alas entrene en la camisa- dijo Jared distraídamente.

El mago lo miro con cara de pocos amigos.

-Me estoy burlando de ti y me preguntas por mis alas- dijo el mago atónito.

-Era simple curiosidad- dijo Jared- ¿Qué haces en mi cuarto?

-Sabes que suelo venir a admirar tu belleza- dijo el mago con una sonrisa sarcástica.

-Gracias pero no estoy de humor para tus comentarios Xavier, ya he tenido mucho por hoy- dijo Jared con cara de pocos amigos

-Y eso se debe a que ¿tratas mal a tus empleados?, ¿Encerraste a Camille en el calabozo? o claro déjeme pensarlo Magnus te hecho de nuevo- dijo Xavier mientras se reía a carcajadas.

Jared  sintió como poco a poco su frustración cedía, pero sabia que si se enfrentaba contra Xabier iba a perder, siempre perdía.

-Me beso- dijo sin pensarlo

Todo el color de la cara de Xavier desapareció

-¿Cómo que te beso?- dijo Xavier incrédulo

-Si- dijo Jared, mientras sus dedos se paseaban distraídamente por sus labios.

En ese momento sintió como un golpe lo derribaba totalmente, con una fuerza tremenda.

-ERES UN ESTÚPIDO- le grito Xavier

Jared lo miro con incredulidad desde el suelo.

-¿Pero que te sucede?- dijo Jared furioso mientras se levantaba de el suelo- No querías que enamorara al mago.

Jared observo que los puños de las manos de Xavier estaba muy apretados, realmente estaba enojado. Así que decidió que por esta vez el iba a ceder.

-Si- dijo Xavier intentando controlarse- pero no incluía que te enamoraras de nuevo de él.

-No me he enamorado de nuevo- dijo Jared con un susurro- siempre lo he estado.

-Solo esto faltaba- dijo Xavier mientras se agarraba la cabeza con las dos manos

-Pero, tranquiló se mi objetivo. No voy a fallar, él amor nos es para mí. Me lo has dejado bien claro estos 400 años- dijo Jared enojado.

Una sonrisa se extendió por el rostro de Xavier

-Ese es mi muchacho- dijo Xavier, mientras se sentaba en un sofá cerca de la cama- Ahora cuéntame lo que paso

- Si cuéntanos, cuéntanos- dijo una voz desde la esquina de la habitación.

Habían estado tan distraídos en la discusión que no habían visto que Marcra el pequeño demonio mascota de Xavier había entrado a la habitación.

Odiaba a ese pequeño demonio azul, era como un peluche. Nunca nadie lo vería como lo que era, un ser maléfico, por que parecencia demasiado dulce. Además tenía doble personalidad y esto sacaba a Jared de quicio.

La pequeña bola Azul se fue hasta donde se encontraba su amo y se acurruco cerca de él.

-Puedes iniciar- dijo Xavier

Jared les contó acerca de lo que había pasado con Magnus y con el cazador de sombras. Y les hablo acerca de lo que creía de Alexander.

-Debimos habernos asegurado de que no reencarnara- finalizó Jared

-Nunca pensé que fuera tan poderoso- dijo Xavier estaba muy callado.

-Ni yo- afirmo Jared- pero estoy completamente seguro que Alexander y ese niño cazador de sombras son la misma persona.

-Creo que estas en lo correcto- dijo Xavier pensativo- nunca pensamos realmente que la coincidencia del nombre fuera algo más que eso.

-Te juro Xavier que quería matarlo con mis propias manos en ese mismo momento, te lo juro.- dijo Jared.
Xavier no dijo nada, únicamente lo miro.

-Se que esta noticia no te va bien.- continuó Jared, sin remordimiento- ¿Tu lo amabas verdad?, a Alexander.
El mago lo miro lleno de incredulidad.

-Lo siento no es de mi incumbencia- finalizó Jared

-No, no lo es- sentencio Xavier.

-Bueno, pero el punto es como vamos a destruirlo de nuevo- dijo Jared cambiando de tema.

En realidad no le interesaban mucho los sentimientos de Xavier, ahora le interesaba Magnus, y alejar a su hermano de él. 

-Creo que lo más sensato seria que raptaras a Magnus- dijo Xavier amargamente.

Al principio la idea le sonó fantástica, pero luego reflexionó.

-No creo que se deje raptar- dijo Jared y sintió como una furia crecía dentro de él- ahora debe estar revolcándose con ese tipo, nunca va estar solo.

-Eso no es cierto Magnus confía totalmente en ti- dijo Xavier con amargura

-Pero Alexander no- dijo Jared desesperado

-Cálmate- sentenció Xavier

-No puedo hacerlo, es insoportable ver que lo que quieres esta tan cerca y se te va de las manos- dijo Jared mientras se recostaba en la pared lleno de frustración.

Xavier era la única persona en la que confiaba.

-¿Y eso que tanto quieres es al poder o a Magnus?- dijo Xavier lenta y amargamente.- Piénsalo muy bien, por que si todo esto que estamos haciendo es por un estúpido que se cree el mejor mago sobre la faz de la tierra…

Jared no soportaba que hablaran mal de Magnus de su mago. Impulsivamente tomo a Xabier del cuello con amabas manos y lo coloco contra la pared.

-No hables mal de él- dijo con un gruñido, muy cerca de la cara de Xavier- sabes que no me gusta.
Xavier lo miraba con una mezcla de sentimientos.

-No te voy a pedir perdón, no me arrepiento de lo que dije. Sabes que Magnus no es Santo de mi devoción- sentencio Xavier duramente.

Jared sintió como el pequeño demonio de Xavier aruñaba su espalda.

-No esperaba que te disculparas- dijo mientras lo soltaba lentamente- Solo quiero que quede claro que no me gusta.

-Y créeme quedo claro.- dijo Xavier mientras lo miraba con rencor- ahora recogeré mis cosas de tu casa, para que puedas enamorar a tu mago en paz.

Xabier se dirigió hacia la puerta, con Marcra caminando entre sus piernas. Jared no podía dejarlo ir.

-Espera- dijo en tono cortante.

Xavier se detuvo y lentamente se volvió hacia el a mirarlo, si no lo conociera tan bien hubiese jurado que con el dorso de su mano se limpio rapídame una lagrima. Pero Xavier no era así.

-Sigo amando a Magnus aún no lo puedo evitar- dijo Jared- es parte de mi

-¡Oh Genial!-dijo Xavier en un suspiro

-Pero, ahora esta en segundo plano para mi. Lo primero que quiero es poder para someter a la clave, poder para someter a las demás razas y que las demás personas me teman- dijo Jared

Xavier mostro una pequeña sonrisa.

-Eso es exactamente lo que vamos a lograr Jared. Lo prometo-dijo Xavier

Jared se dirigió a su cama señalando que la conversación terminaba

-Ahora, pensare en una forma para que tengas el placer de volver a matar a Alexander-dijo Xavier con un hilo de voz

-Gracias- dijo Jared- se que siempre puedo contar contigo.

**********************************************************************
“Estúpido, estúpido, estúpido” pensaba Xavier mientras salía con paso decidido de la habitación de Jared y se dirigía al pasillo.

Siempre cedía ante los caprichos de Jared, siempre hacia lo que este quería aunque no estuviera de acuerdo. Jared era un estúpido, por no darse cuenta de lo que sentía hacia él.

Si cuando le conto acerca del beso con Bane mientras se toca los labios había estallado, no se había podido controlar. Sentía como si le hubiese sido infiel, lo cual era imposible por que Jared ni notaba su presencia como algo más que un amigo.

Luego no le presto atención cuando le conto a cerca de Bane y Alexander, por estar pensando en su cuerpo, en sus músculos, en la cicatriz de nacimiento; por que no podía usar una camisa. Solo había escucho la parte de que Alexander había renacido, lo cual era de esperarse para una criatura tan poderosa.

-Señor, ¿Podemos preguntarle algo?- dijo una voz a sus espaldas, interrumpiendo sus pensamientos.

Xavier se giro lentamente, y miro a la criada que le hablaba. Era la chica que estaba enamorada de Jared.

-Si claro- dijo Xavier amablemente.

-¿Cómo esta el señor Jared? Lo vimos entrar muy alterado.- dijo con pena la criada.

-Bien, ahora va a tratar de descansar un rato, no quiere que nadie lo moleste- contesto Xavier

-Gracias, señor. Hare saber al resto la orden- dijo la niña

-Gracias, Sami. Y no le hagas caso a Jared en lo de despedirte. Esta loco ya sabes- dijo Xavier sonriendo.

La chica sonrió radiantemente, y se retiro en silencio.

Xavier giro y continúo el camino hacia su habitación.

Marcra lo estaba esperando ahí, podía sentirla. Entro despacio al cuarto, su mascota estaba acurrucada sobre sus almohadones de color turquesa.

-¿Quién es más estúpido Marcra él o yo?- dijo Xavier mientras serraba la puerta tras él.

-Nosotros creemos que los dos- dijo Marcra mirándolo.

Xavier sonrió.

-Buena respuesta- dijo mientras le acariciaba suavemente la cabeza y tomaba asiento a su lado.

-Siempre respondemos correctamente- dijo su mascota.

-Sabes, llevamos mucho tiempo con él. Y siempre ha pensado que estoy enamorado de Alexander- esas palabras saliendo de su boca llenas de rencor.

-Pero nosotros sabemos que lo estuviste- dijo la criatura.

-Si Marcra lo estuve. Pero cuando conocí a Jared todo cambio. Lo malo es que el ya había elegido…- susurro Xavier

-A Magnus Bane- termino la criatura.

Xavier sintió que la ira despertaba en el de una forma inusual, como siempre lo hacia la simple mención de ese nombre.

-Si, ese mago. Que cree que es el mejor de todos los tiempos. Y no lo es, muy pronto lo sabrá.- dijo Xavier enojado- no entiendo por que todos lo admiran, lo único que hace es llenarse de purpurina y botar chispas azules.

Nadie sabe de lo que es capaz en realidad ni el mimo- continuo Xavier con indignación- Solo lo sabemos Jared y yo.

Inclusive Jared no sabía toda la información aun.

-Nosotros pensamos que tal vez es por que las personas lo ven brillante- dijo su mascota con un deje de gracia

Xavier sonrió

-Pero esa adoración no va a durar mucho Marcra- dijo Xavier mirándolo fijamente- no va a durar mucho.

-Pero Jared no nos permitirá dañar al mago- dijo Marcra

Una sonrisa se extendió por el rostro de Xavier al punto que hizo resaltar sus hermosos ojos terquezas y sus perfectas facciones.

-Eso no va ser necesario, Marcra. Él mismo lo dañara, él mismo lo destruirá- dijo Xavier malévolamente

Autora: Gabriela León R.

Nota: Esta historia es basada en los libros de Cassandra Clare.


Los personajes Magnus Bane, Alec Lightwood, Clary Fray, Jace Herondale, Simon Lewis e Isabelle  Lightwood pertenecen a Cassandra Clare.
La portada de Darkness fue creada por Viviana Araya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias en tu correo