lunes, 27 de febrero de 2012

Darkness, Capitulo 11




Capitulo 11: Decepción
Magnus se dirigió al instituto, después de la conversación con Jared.
“No puedo creer que se marche” pensó de nuevo.
No había dejado de pensar en eso durante todo el trayecto que había recorrido para llegar al instituto.
“Pero quizás sea lo mejor” se dijo
Magnus respiro profundamente.
Estaba totalmente seguro de que amaba a Alec y que él también lo amaba. Pero no sabía que sentía por Jared, era confuso.
Algunas veces sentía que quería mucho a Jared, pero otras veces algo en sus adentros, en lo mas profundo de sus ser le gritaba que se alejara de él.
Miró una vez más el hermoso anillo amatista que llevaba en su dedo medio, era hermoso.
Una sonrisa se extendió por su rostro.
El anillo era un regalo maravilloso, no podía esperar para enseñárselo a Alec, de hecho por esa razón apenas Jared se marcho de su casa había decidido venir a buscarlo.
Cruzó al portón de la entrada.
Simon e Isabelle estaban discutiendo.
-Tenemos que hacer algo- gritaba Isabelle.
-No parece que él quiera que hagamos algo- le respondía su novio vampiro- de hecho él mismo fue a buscarla.
-No puedo creer que Alec haya hecho eso- decía Isabelle atónita.
Magnus se congelo.
“Que había hecho Alec” pensó preocupado.
Simon pareció percatarse de su presencia.
-Magnus- dijo el vampiro.
Isabelle se volvió, hecha un manojo de nervios.
-¿Qué haces aquí?- dijo ella.
-No parece obvio, vengo por Alec- dijo- ¿Esta aquí verdad?
-Si- dijo Simon
-No-dijo Isabelle
Isabelle miró a su novio con furia.
-No me mires así amor, él merece saber- dijo el vampiro.
Magnus sintió que no podía respirar, esto era muy malo.
-¿Dónde esta?- pregunto con tranquilidad.
-No sabe…
-Esta en el jardín derecho del instituto- dijo Simon cortando a Isabelle.
Ella se giró para míralo con furia, en ese preciso momento Magnus se escabullo hacia los jardines del instituto.
Podía sentir a Isabelle y a Simon siguiéndolo muy de cerca. Pero ninguno dijo ni una sola palabra.
Llego al jardín.
 No podía dar crédito a lo que veían sus ojos. Alec se estaba comiendo a besos a la estupida nefilim
Su corazón se comenzó a acelerar rápidamente, su pulso empezó a descender, podía sentir como las lágrimas querían acudir a sus ojos.
“No voy a llorar” se dijo decidido “Al menos no frente a él”
Quería tronar sus dedos y hacer desaparecer a la estupida nefilim. Pero en realidad esto no era solo culpa de ella.
“Jared tenia razón, Alec solo me daña, en realidad no me ama” pensó
Alec empezó a arrancarle los botones de la blusa a la chica.
Magnus cerró los puños de sus manos con violencia.
“Ya es suficiente” pensó
Aplaudió lento y fuerte.
Alec se quedo totalmente inmóvil.
-Fantástico, no puedo pensar en una mejor forma de acabar el día- dijo con más ira de la que pretendía.
Alec se alejo de la chica como si se hubiese dado cuenta repentinamente que era algo asqueroso, luego se giró lentamente y lo miró atónito.
-Si no te gusta el espectáculo. No mires- dijo Amber con una enorme sonrisa- tú te lo pierdes.
Sintió como la ira se iba colando por cada poro de su cuerpo.
Alec palideció aún más.
- Las personas usualmente dicen eso cuando saben que no son nada dignos de ver- dijo Magnus con una sonrisa irónica- Por ejemplo si fuera mi caso aunque no te guste el espectáculo tendrías que mírame por que simplemente soy magnifico. Pero hay algunos pobres desafortunados como tu que no tienen ese don.
Amber lo miro con furia.
-Tu…
-Magnus no es lo que parece- la cortó Alec con un hilo de voz.
Lo miró con ojos entrecerrados.
-¡AH NO! Entonces ¿Qué es Alexander? Explícame- exigió un poco descontrolado-  por que creo que estoy perdiendo mi magnifica lucidez.
-¿Quien esta hablando de algo Magnifico? Deduzco que es acerca de mí- dijo Jace con una de sus radiantes sonrisas.
“Estúpido” pensó
Magnus miró a Jace con ojos llenos de ira, este pareció darse cuenta del ambiente que reinaba en el jardín.
-Amor- suplicó Alec- déjame explicarte.
Giró su rostro para observar a Alec
“Claro para que me inventes otro de tus estúpidos cuentos chinos” se dijo
-No me digas amor- dijo con furia- no creo que sepas lo que significa esa palabra.
Alec lo miro con ojos vidrioso.
Isabelle y el vampiro estaba atónitos ante la situación.
“Alec había venido a buscarla a ella, Simon se lo había dicho a Isabelle” pensó
Un enorme dolor cruzo por su pecho.
-Yo creo que deberías dejar que Alec te aclare lo que sucedió- dijo Jace
-Tu cállate Herondale no tienes nada que ver en este situación- dijo fuertemente.
Jace lo miró como si no creyera que le hubiese hablado así
-Pero yo si- Recalco Amber antes de que Jace tuviera oportunidad de responder.
Respiro muy hondo, no iba a llorar.
-Podrías parar ya- dijo Alec mirándola con furia.
-Eso no me decías antes ¿Verdad?- dijo ella con una sonrisa maliciosa
“No puedo estar más aquí, no puedo soportarlo más” pensó
Pero antes de irse tenia que saber ¿Por qué?
-No comprendo- dijo en voz baja, mientras pasaba una mano por su cabello- No se ¿Por qué hiciste esto? Yo nunca te lo haría
Alec lo miro con ojos llenos de arrepentimiento.
-En serio- dijo la chica con una carcajada.
-No entiendes que te CALLES- dijo una vos muy familiar para Magnus.
Era Clary estaba muy cerca de Amber.
- Nadie te dio permiso de entrometerte - dijo Amber mirándola de reojo
-Resulta que Magnus es uno de las personas que más quiero- dijo Clary- y no voy a permitir que una maldita como tú lo dañe.
Amber la miro con furia
-No es mi culpa que Alec prefiriera estar conmigo, besarme a mí y tocarme a mí que estar con tu amigo.- dijo Amber con una sonrisa
Magnus sintió como el aire escapaba de sus pulmones. Una lagrima bajo lentamente por su mejilla, rápidamente se deshizo de ella.
Pero Alec ya lo había visto.
-En realidad no creo que Alec ame a ese mago- recalcó Amber.
“Dios esto duele” pensó
-Zorra- dijo Clary mientras se abalanzaba sobre la chica- te voy quitar esa estúpida sonrisa que tienes.
Clary estaba sobre Amber, la prensaba con ambas piernas y no dejaba de golpearle la cara con ambas manos.
Amber solo levantaba las manos para defenderse, pero Clary era muy buena esquivando y golpeado.
Sabía que él debía hacer algo, pero en realidad no le apetecía meterse en la pelea.
Le gustaba como Clary golpeaba a esa estúpida cazadora de sombras.
En cuestión de segundos Jace llego al lugar de la pelea, y separo a ambas chicas.
-Basta Clary- le dijo Jace, mientras la chica se movía para zafarse del agarre de su novio
-SUELTAME JACE- Gritó Clary- DEJAME MATAR A ESA MALDITA
Amber estaba intentando ponerse de pie, pero solo conseguía escupir sangre en el pasto.
No pudo evitar sonreír
-Isabelle, llévate a Amber de aquí- ordenó Jace
“El chico se esta creyendo mucho el cargo de líder” pensó
-Magnus- dijo Alec- podemos hablar.
Dio dos pasos para atrás, Alec estaba repentinamente cerca, muy cerca.
“En que momento llego aquí” pensó
Por estar absorto en la pelea no lo había visto moverse.
-Habla- dijo con voz fría.
-A solas- dijo Alec mientras miraba a Jace y a Clary que eran los únicos que estaban el jardín.
Seguramente Simón había entrado con Isabelle y Amber
-Nosotros nos vamos- dijo Jace
-No ustedes no se van- dijo- Si él tiene algo que decirme lo puede hacer frente a ustedes.
-Yo se que amas mi esplendía presencia. Pero si Alec quiere que me marche- recalco Jace- me voy, podría distraerlos.
Magnus miro a Clary suplicante
-Pues yo no me voy- dijo la chica soltándose de los brazos de su novio- si Magnus quiere que me quede, me quedo. Lo siento Alec.
Clary se acerco lentamente a Magnus, mientras Jace la miraba sin dar crédito a lo que pasaba.
Después de un segundo Jace se posiciono detrás de Alec.
“Esta tomado su bando, estúpido” pensó.
Alec lo miró con ojos llenos de suplica.
-Fue un malentendido, me deje llevar por los celos. Pensé que podías estar con Jared haciendo…
Alec dejo que la frase muriera en sus labios.
-¡Ahora resulta que yo soy un gigoló!-  dijo Magnus incrédulo- Resulta que yo tengo la culpa de que tú me engañes.
-No es eso- suplico Alec- No confió en el vampiro.
-Pues déjame  decirte que yo confió ahora más en él- dijo Magnus furioso- que en ti.
-¿Cómo puedes decir eso?- preguntó Alec atónito.
-Por que hay una diferencia muy grande entre ustedes dos- respondió con furia.
Alec cerró sus puños duramente, se estaba empezando a enfurecer.
-¿A ver dime cual es la gran diferencia?- dijo Alec con ironía.
“Esto va a dolerte” pensó Magnus
-Simple- respondió enfadado, casi gritando- Jared si me ama, él es capaz de alejarse de mi para dejar que sea feliz. Sabes me vino a decir que se marchaba, para que yo fuera feliz contigo, por que me ama. En cambio tú te vas con la primera zorra que te encuentras en la calle.
Alec tomo una gran bocanada de aire
-Eso no es cierto- dijo suplicantes- fue un momento de descontrol, no se ni por que lo hice.
“Yo si se por que lo hiciste, es simple no me amas” pensó con amargura
Alec dio un paso para acercarse de nuevo.
-QUE NO TE ME ACERQUES- gritó desesperado.
Sentía un conflicto de emociones en su interior, quería correr a los brazos de Alec y decirle que todo estaba bien.
“Pero es mentira, nada esta bien. Todo esto fue una farsa, en realidad no me ama” Se dijo.
Sentía como sus fuerza iban desapareciendo poco a poco, un mareo le sobre vino.
Clary que estaba a su lado lo sujeto fuertemente.
-Amor ¿estas bien?- dijo Alec ignorando su petición de no acercarse.
Magnus intento mantener el equilibrio, el mareo paso.
-Te dije que no te me acerques- dijo con voz débil- Ni me llames amor.
Lentamente se separo de Clary.
-Magnus…
-¿Qué es eso?- Pregunto Jace bruscamente, cortando a Alec.
-¿Qué es que?- respondió enfurecido.
-Eso que tienes en la mano- dijo Jace.
Todos lo presentes miraron su mano. Como por inercia trato de proteger el anillo de las miradas de los presentes.
-Es un anillo-dijo malhumorado- ¿Por qué?
-Déjame verlo- dijo Jace.
-No…
-¿Quien te lo dio?- dijo Alec con ira
-Me lo dio Jared- Contesto Magnus sin problema.
“Esto le tiene que doler” pensó
Jace se había quedado paralizado y ligeramente pálido, era la primera vez que observaba al chico en ese estado.
Escuchó una risa proveniente de Alec y se volteó para mirarlo.
-Y hablas de mí. No creo que ese vampiro te lo haya regalado solo por que eres muy guapo- dijo Alec con ira- fijo le diste algo más a cambio.
-¿A que te refieres?- dijo entrecerrando sus ojos.
No podía creer lo que estaba escuchando.
-No te hagas el tonto, fijo te acóstate con él- dijo Alec con rabia- eso es lo que haces con todos ¿No?
Magnus se tapo la boca con la mano en la que llevaba el anillo.
Su mundo se  destrozado con esas palabras, su corazón estaba en ruinas.
Trato de respirar pero no podía, las lágrimas estaban acudiendo a sus ojos.
-Alec no puedo creer que hayas dicho eso- susurró
La expresión de Alec cambio totalmente
-Lo siento- dijo con un hilo de voz- es solo que…
-No importa- dijo en voz baja- Jared tenia razón las sanguijuelas siempre hacen daño.
Respiro profundamente.
“No puedo seguir aquí” pensó
Jace pareció adivinar su pensamiento.
-Magnus escúchame quítate ese anillo ya- ordenó Jace
 “No lo hare” pensó.
Simplemente cerró sus ojos y se acercó el anillo a los labios.
-Jared- susurró.
Sintió como el pasto bajo sus pies desaparecía y poco a poco fue remplazado por una tierra más firme.
Abrió los ojos y miró a su alrededor.
“Estoy a las afueras de la ciudad” pensó “Necesito a Jared”
Frente a él se levantaba una enorme casa, de estilo gótico.
“Justo el estilo de Jared” pensó.
Camino lentamente hasta la mansión, se sentía muy débil. Y su corazón estaba roto en millones de fragmentos.
“No puedo creer que no me ame” se dijo “Soy un estúpido, como no vi que solo viene a jugar conmigo”
Respiro entrecortadamente, las lágrimas no paraban de deslizarse en su rostro.
“No puedo creer que yo sea tan estúpido de amarlo” se reprendió
Poco a poco subió los escalones de la casa, tocó débilmente la puerta.
“Jared, espero que no te hayas marchado. Te necesito” suplicó en sus adentros.
La puerta de la entrada se abrió, y en el umbral esta un hombre que le era  vagamente familiar.
Un hombre con extraños ojos turquesas.
Autora: Gabriela León R.

Nota: Esta historia es basada en los libros de Cassandra Clare.
Los personajes Magnus Bane, Alec Lightwood, Clary Fray, Jace Herondale, Simon Lewis e Isabelle  Lightwood pertenecen a Cassandra Clare.
La portada de Darkness fue creada por Viviana Araya.

3 comentarios:

  1. Necesito más!!!No vas a subir más capítulos?? Me encantó el FanFic y me dejaste intrigada de verdad!! Y adoro a Magnus y Alec, son lo mejor!!!

    ResponderEliminar
  2. De verdad, escribes genial!!
    Cuando subirás más capítulos...?

    ResponderEliminar
  3. En cuanto la escritora me los mande, jajajajajaja

    ResponderEliminar

Noticias en tu correo