viernes, 29 de abril de 2011

Darkness, Capitulo 3


Capitulo 3: Ella

Antes de que salieran los primeros rayos del sol Jared entró a su mansión en las afueras de Londres, era el único lugar donde podía estar a solas y ser él mismo.

Se quito la gabardina negra y la dejo caer; antes de que la misma tocara el suelo una de sus sirvientes la recogió. Se dirigió a su estudio, no necesitaba mirar atrás para saber que su sirvienta le seguía.

Entró en el estudio, se sentó en el sofá más cercano al fuego, a pesar de ser un vampiro nunca le había temido al fuego;  lo respetaba.

Estiró su mano derecha para tomar la copa que muy pronto le daría la muchacha, sus sirvientes estaban bien entrenados.

Ella no tardo ni  un minuto en darle la capa de sangre.

-Desea algo mas mi Lord- dijo la muchacha con sumo respeto

-No, retírate- dijo Jared de forma cortante

Necesitaba tiempo para pensar, hoy había caído.

Después de estos cinco años su mago había caído.

No había pensado que fuera a tardar tanto tiempo, pero ya Magnus no era aquel tímido joven que había encontrado en un puente. Había cambiado, ahora era un hombre.

“Un hombre” pensó

Sonrió lentamente,  mientras revolvía el líquido en el interior de la copa. Poco a poco la acerco a sus labios y bebió un sorbo lento.

-Si, mí mago ha cambiado -pensó- me alejé de él hace cuatrocientos años, pero ahora estoy de vuelta y dispuesto a todo.

Magnus hoy le había dado la oportunidad de acercarse a él, le había devuelto su confianza.

- Eso estaba muy bien, es gran avance. El mago es muy importante.- se dijo.

Lo necesitaba, necesitaba su magia, necesitaba el poder que le podía ofrecer y si, lo amaba. Pero el amor pasaba a segundo plano, primero estaba el poder y con Magnus a su lado sería muy poderoso.

De forma distraída chasqueo sus dedos dos veces.

De la nada salió un hermoso tigre blanco, con ojos azules. Era un animal imponente, sutil y peligroso pero bello como su dueño.

El animal se dirigió hacia el sofá donde estaba esté y se echo al lado derecho del mismo. Con la mano que tenía libre Jared lo acaricio.

-Sabes Lucían, mí mago esta apunto de caer- dijo a su mascota.

El felino emitió un alegre rugido en respuesta.

-Si te entiendo amigo, yo también estoy feliz -vaciló- Mag no sabe lo especial que es-.

“Pero yo si lo se” pensó.

 Lo había sabido desde el día que lo había visto por primera vez. Por esa razón lo había ayudado, él no era precisamente un alma caritativa que ayudaba a todo los submundos que encontrara en el camino; pero él mago era diferente, era su diamante en bruto.

Tomó otro sorbo de su copa.

Hace cuatrocientos años lo había dejado ir por que sabía que tarde o temprano lo dañaría de nuevo, lo  volvería  a destruir. En ese momento no quería hacerlo se había enamorado de él. 

Pero al igual que Magnus, él había cambiado; para bien o para mal pero había cambiado. Y ahora le quería, le quería por que lo amaba pero sobretodo le quería por que lo haría invencible.

Lucían ronroneo suavemente, haciéndole saber a su amo que alguien se aproximaba.

-Mi Lord lo buscan-dijo la muchacha pero esta vez había un deje de miedo en su voz.

Pensó en gritarle a su empleada, pero podría ser Magnus, no podía permitirse el lujo de que lo viera tratando mal a sus criados. Para Magnus él era un ángel y eso seguiría siendo ante sus ojos.

Sonrió, que iluso era el mago.

-Dile que pase, querida- dijo dócilmente.

Sintió como a sus espaldas su criada se sobresaltaba por su tono de voz.

-Como deseé, mi Lord- dijo la niña

Escucho como poco a poco los pasos de su sirvienta eran sustituidos por unos pasos más sutiles, que no eran los de Magnus.

-¿Qué haces aquí? ¿Qué quieres? Magnus podría verte- dijo  un poco agresivo.

La mujer no se acerco más a él se quedo en las penumbras de la habitación, a su espalda.

-Se más educado Jared, si fuera Magnus no me tratarías así.- dijo ella- en cuanto a lo de que Magnus podría verme tranquilo, él esta en su casa, seguramente esta soñando contigo.

Una sonrisa malévola cruzó el rostro de Jared.

“Si eso era cierto entonces estoy más cerca de lo que pensé” se dijo

Bebió un trago más de sangre.

“Seré un poco más educado con ella, hoy estoy de buen humor” pensó

-¿A que debo el honor de tu inesperada visita?- dijo de forma cordialmente.

-Así esta mejor Jared- dijo ella- con educación se mueven montañas.

-Si viniste a tener una charla sobre educación, te puedes largar de una vez. No tengo ganas de charlar acerca de mis defectos- dijo de mala gana.

-No no vine a charla acerca de eso, pero déjame decirte que te haría falta una buena charla de modales- dijo la mujer un poco enojada.

-Bueno ¿Qué es lo que quieres?, anda dilo de una vez o márchate- dijo de forma agresiva.

-No debería decirte nada por arrogante y repugnante.- dijo ella

-¿En serio te arriesgarías a no decirme nada?  ¿A desobedecerme?, piensa tu respuesta- dijo Jared con tono peligroso.

-Sabes que no me arriesgaría. Y nunca te he desobedecido, el ejemplo de ello es como separe a ese estupido nefilim de  Magnus- dijo ella

Jared sabía que a ella le había costado mucho lastimar al mago de esa manera, pero de igual forma lo hizo. Solo por que le temía más que a Magnus.

-Camille, Camille. - dijo Jared con un deje divertido- Vienes a reclamarme solo por que te pedí que engañaras a ese niño cazador de sombras, déjame decirte que no tendrías por que, tu trabajo fue bien recompensado.

-Lo sé, no vengo a reclamarte- dijo Camille quitándole importancia.

En ese momento Lady Belcourt entró en su campo de visión, era una mujer realmente hermosa. Con cabellos de un rubio pálido y unos bonitos ojos verdes. Tal vez en otras circunstancias le hubiera parecido realmente hermosa y la hubiera seducido.

“Pero ahora ella no era precisamente su tipo, no era magnifica” pensó mientras la observaba

-Entonces ¿A que vienes Camille?-dijo con una pizca de curiosidad en su voz.

-Es acerca del niño nefilim- contestó Camille con calma

-¿Qué pasa con él?- dijo Jared un poco más tenso

-Vine para Londres, de hecho viene a buscar a su mago. Algo que los dos tienen en común ¿Creo?- dijo Camille poniendo énfasis en la ultima frase.

Jared sintió como poco a poco la ira se iba abriendo paso en su interior. Impulsivamente quebró la copa de vidrio con la mano que la sostenía, podía sentir la sangre cayendo mezclada con pequeños vidrios.

 Lucían pareció entender el estado de su amo y  se alejo sigilosamente.

-¿Qué acabas de decir Camille?-preguntó duramente

-Que Alec viene para Londres, así que es mejor que saques a Magnus de Europa y te lo lleves para algún otro lugar del mundo donde el nefilim no pueda entrarlo- respondió Camille con un poco de duda en su voz.

-Maldito niño cazador de sombras- dijo mientras se ponía de pie enfadado.

-Créeme Jared es mejor que saques a Magnus de Londres- insistió  ella

-No creo que Magnus quiera irse- respondió

- Bueno si no quiere llévatelo a la fuerza o algo. Si Magnus ve a Alec de nuevo nuestro trabajo abra sido en vano- Camille vacilo- Los dos sabemos que ese nefilim lo maneja a su gusto, Magnus es suyo.

En cuestión de segundos Jared llego hasta donde se encontraba Camille, de forma brusca la tomo por el cuello y la golpeaba contra la pared más cercana, con brusquedad.

-No digas eso Camille, no lo digas- dijo Jared con una ira fría- Magnus es mió, escuchaste MÍO.-

-Esta bien  Jared. Lo lamento, pero suéltame por favor.- dijo la mujer.

-Sabes que te puedo decapitar con tan solo un movimiento- dijo con un susurro peligroso en el oído de la chica- y que no dudare en hacerlo

-Lo sé Jared, lo sé- dijo Camille con miedo.

-Sabes lo que me hace pensar toda esta situación mi querida Camille- dijo  maliciosamente 

-No- dijo Camille nerviosa

- Que no hiciste muy bien tu pequeño trabajo- dijo Jared-Parece que el nefilim ya perdió el miedo a lo que le dijiste Camille, ¿Quizás no fuiste muy convincente?

-No fue eso- dijo Camille

Jared la soltó y Camille cayó al suelo

- Entonces ¿Qué fue?, ¿Por qué ese maldito niño viene para Londres?- gritó furioso.

- Por que se dio cuenta de tu afición- dijo la mujer mirándolo con rencor, desde el suelo

-¿Qué afición?- preguntó más tranquilo.

-La de matar magos, por su puesto Jared. Últimamente has matado más de la cuenta, los nefilim lo notaron y mandaron a llamar a los mejores cazadores de su raza.- Camille lo miró- Sorpresa Alec es uno de ellos, y viene a proteger a Magnus.

-Que noble de su parte, pero no tenia por que molestarse. Yo no voy a matar a Magnus- dijo con ira

-Eso lo sé. Pero el niño no- dijo Camille

-¿Cuánto tiempo tengo para sacar a Magnus de aquí?- dijo para cambiar el tema no quería hablar de ese maldito nefilim

-Dos días,- dijo Camille- los cazadores llegaran en menos de dos días.

Tenía que sacar a Magnus de Londres antes de que viera a es niño cazador de sombras. Si no  todo estaba perdido.

Alec todavía detestaba viajar en avión, pero su madre había insistido en que abrir un portal era muy peligroso.

Hace menos de doce horas le habían avisado que Magnus podía correr peligro y necesitaba buscarlo, para saber que estaba bien.

Miró al frente, se encontraba en la entrada principal de una antigua catedral.

“Seguramente este es el instituto de Londres” pensó

 Pero no esperaría para averiguarlo.

Se puso su mochila al hombro y camino hacia la carretera que tenía al lado.

-¿Adonde crees que vas?- dijo Jace a unos pocos pasos del él

-¿A dónde te parece que voy?- dijo girándose para darle una sonrisa forzada

-Alec, se que estas muy preocupado por Magnus, pero solo no podrás encontrarlo. Te propongo una cosa, vamos al instituto, conocemos a nuestros anfitriones, dejamos nuestras cosas y te ayudamos a buscar.-dijo Jace

Alec no contesto. No podía perder tanto tiempo, en este momento tiempo era algo que no tenía.

-Alec míralo de esta forma, tenemos una persona que sabe exactamente donde vive Magnus. Pero solo te llevara allí cuando hayamos hecho lo que te dije. ¿Verdad Izzy?- dijo Jace

-Por su puesto- dijo la aludida

Alec la miró incrédulo

-¿Sabes dónde vive Magnus y nuca me lo dijiste?- preguntó

-Tú nunca lo preguntaste- respondió

-Bueno, basta de reproches- dijo Clary que estaba a unos pocos pasos de Jace.

-Clary tiene razón, basta de reproches. Además míralo de este modo cuñado, si te vas solo duraras un siglo recorriendo Londres. – Dijo Simón- en cambio si te esperas unas pocas horas Izzy te llevara derechito a él.

Alec miró al Vampiro, talvez tenia razón. Además de noche era mas probable que encontrara a Magnus que a plena luz del día.

-Esta bien, Vampiro me convenciste. Vamos al instituto para acabar con esto lo más rápido posible.- dijo Alec

-Ese es mi muchacho- dijo Jace dándole una palmada en la espalda.

Caminaron en silencio hasta la puerta del instituto.

Izzy fue la primera en llegar, tocó el timbre.

Una mujer mayor les abrió la puerta y los condujo hasta el vestíbulo donde los esperaban los Morgan, sus anfitriones.

-Hola, Esperamos que hayan tenido un buen viaje- dijo un hombre de aproximadamente  cuarenta años.- Soy Marcus Morgan, líder del intitulo de Londres.

Marcus era un hombre muy alto de cabello blanco y de unos amigables ojos cafés. A su lado estaba dos mujeres, una era alta con cabello rubio  y enormes ojos dorados; la otra era un poco mayor tenia el cabello un poco mas claro y sus ojos eran castaños.

-Me alegra mucho tenerlos aquí. Esta es mi esposa Lucia Morgan- dijo Marcus señalando a la mujer de ojos castaños

-Es un gusto conocerlos- dijo la mujer aludida de forma amable.

-Y ella es mi hija Amber Morgan- dijo Marcus señalando a la chica de ojos dorados.

En ese momento se dio cuenta que Amber le miraba fijamente, de arriba hacia abajo.

-Es un placer conocerlos- dijo la chica sin quitar la mirada sobre Alec.

-El placer es nuestro, soy Clary-respondió

Y acto seguido los presentó a todos.

-El es Jace, mi novio- dijo Clary, parecía que quería dejar bien en claro esa parte

-Un placer dejarlos conocerme- dijo Jace

Comentario que hizo que los Morgan rieran.

-Ella es Isabella y el que esta a su lado es su novio Simón- dijo señalándolos y enfatizando la palabra novio.

Simón saludo con un gesto de su mano, pero Izzie solo se limito a sonreír.

-Y él es Alec- dijo Clary señalándolo

-Mucho Gusto- dijo Alec, solo para ser educado.

-Créeme el gusto es mió- dijo Amber seductoramente, mientras se mordía el labio inferior.

Alec noto como sus amigos volvían a mirarle, y como Izzy le daba una mirada de odio a la chica.

-¿Y donde esta tu novia?- dijo la chica curiosa- por que veo que todos tienen novia.

-No tengo novia, pero…

-Pero tiene novio- lo cortó Izzy- En realidad gran parte de la razón por la que estamos aquí es por su novio.

Alec le dio una mirada de agradecimiento a  su hermana, y esta le respondió con una sonrisa.

-Oh- suspiro la chica desilusionada.

Pero de un momento a otro Alec vio como los ojos dorados de la chica revivían en una chispa traviesa.

-Tal vez en este país cambies de parecer- dijo Amber con doble sentido mientras se lo comía con la mirada.

-No lo creo.- la corto Alec, un poco agresivo.

De verdad no soportaba a esa chica, no sabia como iban a vivir en el mismo lugar.

-Bueno, basta de charla- Dijo Marcus un poco incomodo por la actitud de su hija- les mostrare sus habitaciones para que puedan descansar un poco.

-Si quieres puedo llevarlos yo padre- dijo la chica sonriendo sin dejar de mirarlo.

Se sentía sumamente incomodo con  Amber.

-No, tú te iras con tu madre al despacho. Tengo que hablar contigo- dijo Marcus mirando a su hija fríamente- En cuento a ustedes síganme.

En ese momento se sintió plenamente agradecido con Marcus, tenía bastantes problemas con Magnus para lidiar  con otro más.

El instituto era muy parecido al de New York. Marcus les dio dos habitaciones, la primera era para Clary e Isabelle y la segunda era para Simón, Jace y él.

Alec dejo sus cosas en la cama cercana a la ventana, no iba a desempacar. Apenas encontrara a Magnus se mudaría con él.

-Esa chica era un bombón y te comió con la mirada Alec- dijo Simón en tono burlón

-Yo creo que lo confundió con comida, por que casi se tira sobre él- dijo Jace riendo.

-Muy graciosos los dos- dijo Alec

-No te enojes, creo que a ella ya le quedo claro que no quieres nada con ella- dijo Jace

-Si ya le dejaste en claro que a los dos les gusta el mismo bando. Y eso quiere decir que para ti ella esta fuera- dijo Simón con una sonrisa

-Eso espero- dijo Alec

Por que si no, es chica implicaba grandes problemas

-Bueno, ahora desempaquemos rápido, para ir a buscar a Magnus- dijo Jace.

-Y ahora ¿Por qué tanta prisa?- dijo el Vampiro

Alec pensaba exactamente lo mismo, por que Jace tenía tanta prisa, si antes intentaba retrasarlo.

-Es que he estado pensando en algo- dijo Jace

-Vaya ¿Tu piensas?- preguntó el vampiro

-En ¿Qué?- dijo Alec preocupado, ignorando el comentario de su cuñado.

-Creo que el asesino busca a Magnus- dijo Jace

Alec sintió como un enorme temor entraba en su cuerpo, como sus extremidades poco a poco dejaban de funcionar y como su corazón latía más lento.

Se sentó en su cama para no perder el equilibrio.

-Alec, ¿Estas bien? Pareces muerto- dijo Simón

Pero Alec ignoró su comentario, de nuevo.

-¿Qué te hace pensar eso Jace?- dijo Alec

-Que Magnus es el único mago que posee el libro blanco. Creo que lo están buscando por su poder, pero no saben exactamente donde esta.

“Esto no puede ser, el asesino iba por Magnus” pensó con angustia.

Alec tomo su arco, se lo puso en la espalda junto a un par de flechas. Tomo sus cuchillos, los escondió en lugares estratégicos y su estela la puso en su bolsillo mas cercano.

Salio del cuarto sin decir nada, no necesitaba volverse ara saber que Simon y Jace lo seguían igual de armados. Izzie y Clary los esperaban en la puerta del instituto, sin decir una palabra salieron con él.

La caza había iniciado, él mataría a quien intentase matar a Magnus.

Autora: Gabriela León R.

Nota: Esta historia es basada en los libros de Cassandra Clare.

Los personajes Magnus Bane, Alec LightwoodMaryseLightwood, Clary Fray, Jace Herondale, Simon Lewis e Isabelle  Lightwood pertenecen a Cassandra Clare.
La portada de Darkness fue creada por Viviana Araya.


1 comentario:

  1. Que capitulo tan excitante. No sabes como disfrute leyendo. Sin duda esperare con ansia el resumen del capitulo cuatro. online pharmacy

    ResponderEliminar

Noticias en tu correo