domingo, 29 de enero de 2012

Darkness, Capitulo 9




Capitulo 9: Un Recuerdo

Magnus sentía que en cualquier momento iba a convertir a esa niña estupida en un gusano feo, negro y peludo.
Miró a Alec significativamente, esperando un a explicación de todo este asunto.

“Que no sea su exnovia, o peor su novia” suplicaba en sus adentros.
Si era así dudaba mucho poder contenerse, al final con un chasquido la chica seria un pequeño gusano negro.
-Si amor ella es Amber- le digo Alec mirándolo con una sonrisa.
Tuvo que respirar hondamente, Alec le acababa de decir amor en público.
Lentamente bajo las manos de su pecho, e inmediatamente Alec le tomo de nuevo la mano.
-Es la hija del director del instituto de Londres, la conocí ayer.- explicó Alec restándole importancia al asunto.
La chica parecía perpleja, mientras que Magnus no pudo sonreír radiantemente.
Izzy los adelanto y se dirigió hacia Amber.
-Él es Magnus Bane, el fantástico novio de mi hermano- dijo ella mientras lo señalaba- ¿No te parece que hacen una pareja perfecta?
La última frase la termino con un enorme suspiro.
La sonrisa de Magnus se amplio.
“Adoro a Isabelle” pensó
-La verdad no me lo parece- dijo la chica mirando a Magnus como si le diera asco.
Alec la miro con furia e Isabelle parecía impactada por el comentario.
Magnus solo intento respirar profundamente.
“Si no me controlo la convertiré en un gusano y luego la aplastare muy placenteramente” pensó con furia.
-La verdad, niña- procuró decir la ultima palabra de la manera más despreciativa que pudo- no me importa lo que pienses, me tiene sin cuidado.
La chica dio una carcajada de burla.
-Pues debería- dijo la chica mirándolo desafiantemente.
Magnus entrecerró los ojos.
-Basta Amber- dijo Alec con furia- Esto no te lleva a ninguna parte. Quiero que dejemos las cosas en claro desde ahora, Magnus es mi novio el hombre que amo. Y tú ni siquiera eres mi amiga.
Magnus se giro para mirar a Alec, que parecía realmente disgustado. Sus ojos azules despedían un brillo peligroso.
Miro a la chica de nuevo, esta parecía apunto de llorar.
“Wow, eso debió doler” pensó Magnus con alegría.
Y no pudo evitar sonreírle.
La chica le devolvió una mirada de odio que duro solo cuestión de segundos, luego miro a Alec con ojos llenos de arrepentimiento.
-Perdón Alec, no fue mi intención hacerlos sentir mal. De hecho me agrada mucho conocer a tu novio, parece una buena persona- dijo Amber dirigiéndole una dulce sonrisa a Magnus
La miro atónito
“Zorra” pensó, odiándola aún más.
-No es nada, tranquila- dijo Alec- creo que fui un poco agresivo. Pero quiero que te quede claro que no puedes tener nada conmigo, amo a mi novio. ¿Lo entiendes?
No podía creer lo que estaba escuchando, miro atónito a Alec.
“Como puede ser que le creas a esta zorra, que no te das cuenta que te mira como si fueras algo comestible” pensó Magnus.
-Lo entiendo- dijo la chica con una sonrisa hipócrita- Y Magnus perdón por mi comportamiento. Me gustaría que nos conociéramos más, ¿tal vez podemos llegar a ser amigos?
“Oh no, ni lo sueñes” pensó
No podía creer que la chica fuera tan descarada.
-Claro, déjame buscar tiempo libre en mi agenda- dijo con la voz llena de sarcasmo- tal vez pueda practicar uno que otro hechizo contigo.
Isabelle y Simon se estallaron de la risa, al escuchar el comentario de Magnus.
La chica le puso cara de poco amigos, y  Magnus le respondió con una radiante sonrisa.
-Sera mejor que entremos de una vez- dijo Simon, entre risas.
Isabelle obligo a Amber a entrar al instituto, tras ellas entro Simon.
Cuando Magnus se disponía a entrar, Alec lo hizo girara en redondo hasta quedar frente a él.
-¿Tenias que ser tan cruel?- le pregunto Alec.
Magnus lo miro atónito.
-La verdad no, pero me place hacer sentir mal a una estúpida chica que ve a mi novio como si fuera algún tipo de comida exótica- respondió Magnus un poco alterado.
Alec lo miro sonriente.
“No puedo creer que este sonriendo, no esta viendo lo enojado que estoy” pensó Magnus exasperado.
Alec puso sus manos sobre las caderas de Magnus y poco a poco lo fue acercando a él.
Al principio trató de poner resistencia, pero Alec siempre conseguía lo que quería.
-Sabes me encanta verte celoso- dijo Alec contra sus labios.
Luego lo beso dulcemente.
-Te amo, solo a ti- le susurro Alec de nuevo contra sus labios
Una sonrisa se extendió por su rostro.
-Yo también te amo, solo a ti- le respondió
Alec sonrió, y se acerco para besarlo de nuevo.
Esta vez el beso fue más fuerte, sentía la lengua de Alec explorar todos los rincones de su boca.
“OMG amo lo que este hombre puede hacer con la boca” pensó.
Mientras le devolvía un beso, aun más apasionado.
-¡OH POR DIOS! ¿Tienen que hacer esto en público?- dijo Jace a su espalda.
Magnus por inercia se intento separarse de Alec pero este no lo dejo.
-Si no te gusta puedes irte Jace- respondió Alec
-No me gusta, pero es necesario que alguien venga a buscarlos- dijo Jace indignado- creo que me dijiste que llegarías lo mas pronto posible.
-Esto es lo más pronto posible- contesto Magnus metras se giraba en los brazos de Alec.
Jace no pudo evitar sonreír.
-Me imagino que se la estaban pasando muy bien con el regalo de Simon- dijo Jace
“Otra vez el regalo de Simon, pero ¿Cuál era ese dichoso regalo?” pensó Magnus.
-Sera mejor que entremos a la reunión- dijo Alec, mientras lo empujaba suavemente al lado y le tomaba la mano.
Jace dio una carcajada.
-Que fácil es apresurar las cosas hoy en día- dijo mientras se giraba.
Magnus entro después de Alec al institutito, un nudo se hizo en su pecho y solo puedo pensar en una palabra
“Will”
Sabia que hace mucho había ocurrido pero no podía evitar pesar en Will, en Tessa, en Jem y en él mismo. En toda la sangre, en todo cubierto de sangre.
Se detuvo en seco.
Un hielo le recorrió el cuerpo, tenia miedo de nuevo.
Alec se detuvo también y se giro para mirarlo.
-No creo que pueda seguir, los recuerdos que tengo de este lugar tienen mucho peso-dijo en un susurro- creo que aún me duelen.
Alec se acerco muy despacio a él.
-Tranquilo, estas conmigo. Te juro por el ángel que nunca dejare que nada malo te pase.
Magnus vío como todo su alrededor se ponía negro.
-Amor, te juro por el Ángel que nunca dejare que nada malo te pase. Te amo, te amo más que a mi propia vida. Por ti seria capaz de renacer después de la muerte, eres lo que mantiene mi espíritu en la tierra.- le decían unos ojos azules como los de Alec
Regreso al presente.
Alec lo sostenía, duramente.
-¿Qué pasa?- dijo Magnus.
-Pensé que te ibas a desmayar- dijo Alec preocupado- Nos vamos, no te voy a obligar a estar aquí si te hace daño.
Se apoyo en Alec para recuperar su equilibrio.
-Tranquilo, amor solo fue un mareo- dijo con una sonrisa
-¿Seguro?- pregunto Alec, mirándolo de arriba abajo.
-Seguro- respondió con dulzura-ahora vamos que Jace se va a volver loco.
Alec lo tomo de nuevo de la mano y lo guio por los pasillos, pasillos que Magnus conocía a la perfección.
Mientras estaban en la reunión, no pudo dejar de pensar en lo que había recordado. Era importante, pero no podía asociarlo con nadie, como si tuviera un bloqueo.
“¿A quien pertenecían esos ojos que me miraban con tanto amor?” pensó
Alec en realidad no estaba poniendo atención a lo que decía Jace en la reunión, estaba demasiado preocupado por Magnus.
“Nunca debí dejar que me acompañara” pensó.
Miro a Magnus, este le devolvió una pequeña sonrisa. Pero estaba distante, algo le preocupaba.
“Soy un estúpido, y la aparición de Ambar no ayudo en nada”
No podía dejar de pensar en todo lo que había sucedido, y aún así no encontraba la razón de que Magnus estuviera tan ido.
“Es extraño” pensó
Horas después termino la reunión.
Luego de recoger sus cosas y prometerle a Isabelle que vendría a verla más tarde, se marcho con Magnus a su casa.
-¿Qué te pasa amor? Has estado muy cayado- pregunto mientras entraba a la casa.
-No es nada, solo estoy un poco cansado- contestó Magnus, mientras cerraba la puerta.
Alec se giro en redondo, para enfrentarlo.
-Magnus, necesito que me digas algo- dijo Alec con exasperación- Necesito deber que pasa, estoy muy preocupado por ti.
Magnus se recostó en la puerta, parecía cansado.
-Amor, es solo que hace mucho no entraba a ese instituto- dijo Magnus- me invadieron muchos recuerdos, no es nada.
Se le acerco lentamente, y lo besó con ternura.
-Lo siento, no debí pedirte que me acompañaras-
Magnus dio un carcajada
-Como si te fuera a dejar ir solo- dijo Magnus- y menos estando esa en el instituto.
No pudo evitar reír
-No siento nada por ella- contesto- ni la soporto.
Magnus sonrió.
-¿En serio?- preguntó el mago.
-En serio- respondió
El mago lo jalo hacia él, cuando se encontraron frente a frente este le beso salvajemente.
“Realmente nunca me aburriré de esto” pensó.
Le devolvió el beso, explorando todos los rincones de su boca.
Magnus gimió contra sus labios.
Dejo de besarle la boca, para bajar por su cuello con pequeños y pausados besos.
Con una de sus manos comenzó a desabrocharle camisa que lleva puesta, escucho a Magnus gemir de nuevo.
Sabia que lo volvía loco cuando le comenzaba a besar el cuello.
“Esto apenas inicia” pensó Alec.
-Amor, cre creo-dijo Magnus entrecortadamente- q que de deberíamos ir al cu cuarto.
-Yo creo que estamos perfectamente bien- dijo.
Le encantaba tener el control.
Se detuvo en cada uno de los pezones del mago para besarlos
El mago gimio de nuevo
Bajo un poco su camino de  besos y luego subió de nuevo a los pezones para lamerlos dedicadamente.
-Alexander- dijo Magnus entre jadeos- si si vas a ba bajar ha hazlo de una vez.
Alec sonrió, maliciosamente.
-Tus deseos son órdenes para mi- susurro contra su pecho.
Poco a poco siguió su camino de pequeños besos, con una mano tomó el botón del pantalón de Magnus.
Un golpe fuerte resonó en la puerta
Ambos estuvieron apunto de perder el equilibrio.
Otro golpe más.
Se separaron.
Magnus lo miro con ojos llenos de disculpas.
-Lo siento- dijo el mago con un susurro.
“Voy a matar a quien este en esa puerta” pensó
-Tranquilo- dijo
-¿Quién es?- pregunto Magnus
Ambos aguadaron la respuesta.
-Soy yo Mag- dijo la una voz extremadamente familiar – quería ver como estabas.
“Por que no me extraña que sea ese vampiro” pensó
Mientras se quedaba quieto y sentía como la ira inundaba cada pómulo de su ser.
“Odio a ese vampiro, de verdad lo odio” se dijo.
-Dame un momento- dijo Magnus mientras se arreglaba un poco.
Esa aptitud lo molesto.
Magnus lo miró.
-Ven conmigo es mi turno de presentarte como es debido- dijo mientras lo tomaba de la mano y abría la puerta.
Jared estaba en el umbral de la misma, le ofreció a Magnus una radiante sonrisa pero su expresión cambio totalmente cuando miro a Alec.
-Oh, estabas ocupado- dijo el vampiro.
-En realidad si- contesto Alec- muy ocupados.
Magnus lo miro risueño.
-Tranquilo, Jared. No era nada que luego no podamos retomar- dijo Magnus, dedicándole una sonrisa provocativa a Alec.
Un brillo de ira apareció en los ojos del vampiro.
-Necesito hablar contigo- dijo el vampiro secamente.
-Claro- dijo Magnus
-A solas- lo cortó Jared
Alec se quedo tatamente quieto.
“NO, no, no, no. A solas no” pensó Alec
-No hay nada que no puedas decirme frente a Alec- dijo Magnus- es mi novio.
Alec sonrió.
-De verdad, es algo que necesito decirte a solas- dijo Jared.
Alec respiro hondo
-No es por nada, pero no te conozco.- dijo Jared mirando a Alec, como si realimente no lo conociera. Como si ayer no hubieran discutido- Mag aun no tengo la suficiente confianza para contarte mis problemas frente a él, aun que sea tu novio para mi es un extraño.
Alec respiro profundamente.
-Lo se Jared pero…
-No esta bien- dijo Alec- Iré un momento al instituto a hablar con Izzy.
-¿Seguro?- dijo Magnus- No tienes que hacerlo.
-Si seguro- dijo Alec mientras le daba a su Mago un pequeño beso.
-Gracias- dijo Jared.
-No lo hago por ti- le aclaro Alec.
Se giro hacia Magnus
-En un rato vuelvo- le susurro contra los labios
Mientras le daba un enorme beso.
-Vuelve pronto- dijo Magnus
Alec asintió.
Se giro de nuevo para irse, mientras salía golpeo levemente al vampiro con su hombro.
“No puedo creer que sea tan estúpido de estar dejando al amor de mi vida con el enemigo” se dijo Alec mientras se marchaba.


Autora: Gabriela León R.

Nota: Esta historia es basada en los libros de Cassandra Clare.
Los personajes Magnus Bane, Alec Lightwood, Clary Fray, Jace Herondale, Simon Lewis e Isabelle  Lightwood pertenecen a Cassandra Clare.
La portada de Darkness fue creada por Viviana Araya.

2 comentarios:

  1. Holaa!! Vaya, parece que soy la primera en comentar tu fanfic!
    Sólo te quería decir que me encanta, y también que se lo he enseñado a la gente de el grupo de cazadores de sombras de facebook, a más de una le encanta tu historia!
    Porfavor , siguela, yo quiero saber que le dice Jred a Magnus!!
    Bueno, y también no estaría de más que Amber fuese convertida ''accidentalmente'' en un gusano feo y peludo hehe

    ResponderEliminar
  2. Me alegro q les guste!!!!
    Le pasare a Gaby (la escritora)el mensaje, le encantara leer las sugerencias!!

    ResponderEliminar

Noticias en tu correo