lunes, 18 de abril de 2011

Has leído la historia de Jocelyn?????

En el blog de Cassadra hay un fragmento del libro CoG, que tuvo que ser eliminada, esta es cuando Jocelyn le cuenta su historia con Valentine a Clary. Yo lo leí hace mucho tiempo y es muy bueno, si no lo has leído te lo recomiendo. Gracias a JAM World aquí esta la traducción. Disfruta y dinos que te pareció. Pero si quieres puedes leerlo en INGLES




Historia de Jocelyn






Esta es la historia de la vida temprana de Jocelyn, según lo dicho a Clary, debes
recordar que "tú" en esta historia es Clary, escuchando
[*AN Aunque esto fue escrito originalmente como parte de Ciudad de cristal, era
demasiado larga, ha explicado demasiado, y tuvo que ser reducida y alterada. Si bien
es divertido creer que se trata de cómo eran las cosas para Jocelyn, este extracto tiene
que ser considerado como no-canon o universo alternativo, por lo que no se
sorprendan si las cosas en los libros de Cazadores de Sombras contradicen esta versión
de los hechos, o si está en contradicción con las cosas en Ciudad de cristal.]




"Conocí a tu padre en la escuela, casi al mismo tiempo que tu encontraste a Simón.
Todo el mundo debería tener un amigo así en sus vidas. Pero no era ese amigo para
mí como lo fue Luke. Siempre estábamos juntos. De hecho, al principio, odiaba a
Valentín, porque alejó a Luke de mí.
Valentín era el estudiante más popular en la escuela. Era todo lo que esperas de un
líder natural - hermoso, brillante, con el tipo de carisma que llevó a los estudiantes
más jóvenes a adorarlo. Él era amable, pero había algo en él que ya entonces me
pareció aterrador - él brillaba, pero con una especie de brillo frío, como un
diamante. Y como un diamante, él tenía un borde afilado y cortante.
Cuando tenía diecisiete años, su padre fue asesinado en una incursión a un grupo
de licántropos. No fue un ataque estándar - la manada no había hecho nada para
romper la Ley, pero no considere eso hasta años más tarde. Ninguno de hecho. Lo
que sabía era que Valentín regresó a la escuela totalmente cambiado. Se podían
ver sus bordes afilados todo el tiempo, el peligro en él. Y comenzó a reclutar.
Llamó a otros estudiantes a él, como polillas a la luz - y al igual que las polillas, su
anhelo para con él resultaría la ruina de muchos de ellos al final. Atrajo Hodge, y
Maryse y Robert Lightwood, a los Penhallows y los Waylands. Fueron, pues,
agrupándose en torno a él e hizo su oferta. Se acercó a mí muchas veces, pero yo
estaba al margen de todo, mirando, suspicaz. Y entonces él vino por Luke. . .
Sé que a menudo Luke se preguntó por qué Valentín lo quería en el Círculo. Él no
tenia mucho de guerrero en ese momento, no era un luchador nato. Yo nunca le
dije esto, pero a veces pienso que Valentín lo vio como un medio para un fin. Un
medio para mí. . .
Valentín era alguien que siempre supo lo que quería. Y él me quería a mí. Nunca
supe por qué. La primera vez que me di cuenta de él me miraba a través del patio
la práctica, lo sabía. La expresión de su rostro - no era melancólico, o de anhelo,
era de cálculo y seguridad. La mirada de alguien que posa sus ojos sobre un menú
y sabe exactamente lo que quieren pedir. Su frío deseo me daba miedo. Pero
cuando Luke se fijó en él, y luego habló tan entusiasmado de su brillantez y su
bondad, supe que ya no podía permanecer aparte. He tenido que unirme al
Círculo, para ver qué era lo que había visto mi amigo en él.
De alguna manera, Valentín - tu padre - era exactamente como Luke lo había
descrito. El Círculo se reunía cada noche, a menudo en el patio de práctica
abandonado o en el bosque, bajo los árboles, y Valentine se podía a disertar sobre
sus temas habituales: los demonios, submundos, y lo que llamó la perversión de las
leyes de la Clave. En lo que a él concernía, el Ángel nunca había querido que
viviéramos en paz con los submundos, sino que los hiciéramos desaparecer de la
faz de la tierra junto con los demonios. Los Acuerdos fueron una farsa, nunca
había sido destinado vivir en armonía con "hombres a medias".
Sus palabras fueron de fuego, pero fue su tipo de actitud. Tenía una manera de
hacerte sentir como si fueras la única persona en la tierra que le importaba, el
único cuya opinión realmente respetaba. Sus creencias eran absolutas y también su
dedicación al Círculo. Llegue a ver su fanatismo malévolo, pero a la vez su
convicción me fascinaba. Él parecía estar lleno de pasión. Pude ver lo que Luke vio
en él. Muy pronto, yo estaba medio enamorada de él.
Pero también lo estaban todas las chicas en el Círculo y probablemente algunos de
los chicos, también. Tú no perteneces a algo como eso - un culto a la personalidad -
sin estar un poco enamorado de su líder. Valentín comenzó a hacer que me
quedara después de las reuniones, sólo para hablar con él. Él dijo que valoraba mi
mente y la inteligencia práctica desapasionada. Me di cuenta de que las otras
chicas estaban celosas. Estoy segura de sus pensamientos - bien, tú puedes
imaginar lo que pensaban. Pero no pasaba nada entre nosotros. Con Valentín
realmente se trataba sólo de hablar - sobre el futuro, acerca de la Ley, sobre el
Círculo y hacia dónde se dirigía. Al final, yo fui quien se dio por vencida y le di un
beso primero.
"Yo lo sabía," fue lo primero que dijo, y luego dijo: "Siempre te he amado,
Jocelyn". Y ya sabes, lo decía en serio. Nos quedamos toda la noche en el bosque,
hablando. Él me contó que ambicionaba que lleváramos el Círculo juntos, para
siempre. Me dijo que no podía hacerlo sin mí. Él dijo: "Siempre supe que habías
venido a amarme así, yo no tenía ninguna duda."
"No tenía ni idea de por qué era yo que la elegida. Me pareció que no había nada
especial en mí. Pero Valentín hizo clara su elección: a partir de ese momento,
estábamos juntos, y nunca miró a otra mujer, no de esa manera, ni entonces ni en
todos los años que estuvimos casados. Las otras chicas me dejaron de hablar, pero
parecía un pequeño precio a pagar. Luke - Luke estaba feliz por mí. Yo estaba un
poco sorprendida por eso, de hecho tenia dudas y estaba extrañada -, pero él
estaba feliz. Me di cuenta.
Se dedicó de manera que me llevó mucho tiempo darme cuenta de los cambios en
él. Era como si la muerte de su padre hubiera raspado algunas capas de su
humanidad, y ahora estaba extrañamente, particularmente cruel - pero sólo a
ráfagas, tan breve que cuando las notaba podía decirme a mí misma que nunca
habían sucedido.
Había una chica de la clase que querían unirse al Círculo. Su hermano mayor
había sido mordido por un vampiro, y ahora era uno de ellos; él debería haberse
suicidado, o dejar que su familia lo matara, pero no había hecho y se rumoreaba
que aún se asociaba con él. Valentine le dio una estaca de metal afilada y le dijo
que saliera, estacara a su hermano llevándolo a la muerte y trajera sus cenizas, y
sólo entonces podría permitirse en el Círculo. La chica echó a correr llorando. Me
enfrenté a él más tarde, le dije que no podía ser tan cruel o él no sería mejor que
los mismos Submundos. "Pero es un monstruo," dijo. Le dije que su hermano
podría muy bien ser un monstruo, pero ella no. Ella era Nefilim, y no había
ninguna excusa para torturarla. Acabe por estar tan de mente abierta y tolerante -
que me enferma pensar en eso ahora.
"Pensé que estaría enojado por haber sido reprendido, pero no lo estaba. Él se
calmó. "Tengo miedo de perderme en todo esto a veces, Jocelyn-dijo-. "Es por eso
que te necesito. Tú me mantienes humano. Era la verdad. Siempre podía alejarlo
de los planes más extremos, desviar su rabia, calmarlo. Nadie más podía hacer eso.
Yo sabía que tenía este poder sobre él y me hacía sentir importante, indispensable.
Creo que confundí ese sentimiento con amor. . .
Después salimos de la escuela, nos casamos en el Salón de los Acuerdos, con todos
nuestros amigos allí. Aun así, tuve dudas. Miré hacia arriba durante la ceremonia
y vi a través del techo de cristal, una bandada de pájaros volando. Sentí un pánico
repentino, tan fuerte que mi corazón revoloteaba en mi pecho como las alas de una
de esas aves. Yo sabía que mi vida nunca sería la misma. Traté de llamar la
atención de Luke - se quedó con su hermana, en la primera fila de invitados, y
aunque Amatis sonrió en mi dirección, Luke no me miraba. . .
Nos fuimos a vivir en una casa en el campo, fuera de Alicante de la que mis padres
eran propietarios, aunque desde que se habían hecho más viejos se había mudado
a una casa junto al canal dentro de la ciudad. Valentine se había criado en una
casa justo en las fronteras de los bosques Brocelind, pero afirmó que había caído
en mal estado desde la muerte de sus padres, y yo estaba feliz de vivir en la casa
solariega. No hacíamos más que un cuarto de milla a la casa de nuestros amigos los
Waylands - conveniente para Valentín, ya que Michael Wayland fue uno de los
más entusiastas miembros del Círculo, y visitar a los Waylands nos impedía estar
demasiado recluidos en nosotros todo el tiempo.
Dicen que los hombres cambian después del matrimonio. Si Valentín cambió o si
simplemente empecé a ver más claramente su verdadera naturaleza, no estoy
segura. Llegó a estar cada vez más obsesionado con su causa y más y más perverso
en su ejecución. Mantuvo la mentira acerca de nunca haber matado a un
Submundo que no hubiera roto los acuerdos, pero yo sabía que no era cierto. Una
noche llevaron la masacre del Circulo a una familia de hombres lobo en su casa,
alegando que habían estado asesinando a los niños humanos y quemando sus
cuerpos, y de hecho en la chimenea encontramos muchos huesos carbonizados.
Más tarde oí riendo a Valentín con Hodge sobre que era bastante fácil obtener
huesos humanos en la Ciudad de hueso, si se atrevían a buscarlos.
Él comenzó a desaparecer de nuestra cama a altas horas de la noche, haciendo lo
mejor por no despertarme, luego volvería al amanecer, apestando a sangre y cosas
peores. Yo encontraba ropa ensangrentada en la lavandería, extrañas heridas y
rasguños en las manos y los brazos. Era despertada por la noche con gritos y
chillidos que parecían venir desde el interior de las paredes de la casa.
Me enfrenté a él con estas cosas en mente, exigí que me dijera lo que estaba
haciendo todas las noches. Pero él solo sonrió. "Te estás imaginando cosas, Jocelyn
-dijo-. "Es probablemente debido al bebé." Me quedé mirándolo. "¿Debido al
bebé? ' ¿Qué bebé? '
Tenía razón, por supuesto. Yo estaba embarazada. Lo había sabido antes que yo.
Yo intentaba sofocar mis temores, me dije que sólo estaba tratando de protegerme.
En las reuniones del círculo no había lugar para una mujer embarazada, él lo dijo,
así que me quedé en casa. Estaba tan sola - Le rogué Luke que fuera a visitarme,
pero rara vez tuvo tiempo. El Círculo y sus relaciones lo mantenían ocupado. Pero
¿cómo iba a quejarme? Valentín era un marido extraordinariamente atento, nunca
me dejaba levantar una mano, trataba de fortalecerme con las bebidas que él
mismo había mezclado, té dulce cada noche que me hacia a dormir. Y si a veces me
despertaba con lesiones extrañas o magulladuras, bien, Valentín me decía era
porque yo había estado sonámbula - una dolencia común entre las mujeres
embarazadas, me aseguró.
Y entonces, una noche me despertó un terrible golpe en la puerta… Corrí escaleras
abajo y me encontré a Valentín de pie en los escalones, sosteniendo a Luke, lo
llevaba como un niño, y la sangre los cubría. Valentín se balanceaba sobre sus pies
por el cansancio. «Ataque hombre lobo -dijo-. "Puede ser que sea demasiado tarde
'
"Pero yo no quería oír hablar de que ya era demasiado tarde. Le ayudé a arrastrar
arriba a Luke a un cuarto de repuesto, y envié un mensaje a Ragnor Fell, el brujo
que mis padres a menudo empleaban en caso de enfermedad. Las mordeduras de
Licantropo no responden a las runas de curación - hay demasiada energía
demoníaca en ellas. Luke estaba gritando y moviéndose yo trataba de remover la
sangre con una esponja, limpiaba la sangre de su hombro, pero más aparecía,
mucha más. Valentine estaba a su lado, mirando hacia abajo. "Tal vez debería
haberle dejado morir-dijo-, con los ojos negros en llamas," tal vez sería más
clemente que haberlo traído.
"'No digas eso-le dije-. "No vuelvas a decir eso. No todas las mordeduras dan lugar
a la licantropía. '"Y entonces se cayó y Valentín dejó de lado su discurso de
abandonar a Luke y se quedó a un lado mientras lo trataban. Dormí en la
habitación de Luke esa noche, y por la mañana estaba despierto sano y capaz de
sonreír.
"No es que ninguno de nosotros estuviera muy sonriente en las próximas tres
semanas. Te dirán que hay una posibilidad cada dos que una mordedura de
hombre lobo diera paso a la licantropía. Creo que es más bien tres de cada cuatro.
Pocas veces he visto a nadie escapar de la enfermedad, y por mucho que oré en
silencio durante esas terribles semanas, Luke no fue una excepción. En la próxima
luna llena, él cambió.
Él estaba allí delante de nuestra puerta en el mañana, cubierto de sangre, su ropa
rota a jirones. Puse mis brazos hacia fuera para él, pero Valentín hizo mis
hombros a un lado. "Jocelyn", dijo, "el bebé". Como si Luke estuviera a punto de
correr y desgarrar al bebé de mi vientre, como si él me significara ningún daño en
absoluto. Fui hacia Luke, pero Valentín me empujó y arrastró Luke por las
escaleras y luego al bosque.
Cuando volvió mucho más tarde, estaba solo. Corrí hacia él. "¿Dónde está
Lucian?, ¿dónde está? 'Pregunté.
"Le di un cuchillo y le dije que hiciera lo que debe. Si él tiene honor, hará como he
dicho. Yo sabía lo que quería decir. Le había dicho a Luke que se matara, y Luke,
casi con toda seguridad lo haría.
Creo que debo haberme desmayado. Recuerdo una terrible y helada oscuridad, y
luego despertar en mi propia cama, con Valentín a mi lado. Él me acariciaba el
pelo. "No llores por él ahora," dijo, "debimos tener el llanto hace unas semanas,
cuando él realmente murió. Lo que estaba en la puerta esta mañana, no era
Lucian".
Pero yo no le creí. Yo había visto los ojos de Luke, como él me miró por la mañana,
incluso fuera de esa máscara de sangre. Yo hubiera conocido esos ojos en cualquier
lugar, y no pertenecían a un monstruo. Supe entonces, con una certeza terrible,
que al perder a Luke había perdido lo más importante en mi vida.
Una terrible miseria descendió sobre mí. Si no hubiera sido por el bien del bebé, no
creo que hubiera comido ni dormido de nuevo en los próximos terribles meses. Mi
única esperanza era la posibilidad de que Luke no se hubiera quitado la vida, que
simplemente hubiera huido. Fui a Amatis con la esperanza de que ella me ayudara
a buscarlo, pero tenía su propio tormento que lidiar. Valentine había tomado a
Stephen como su lugarteniente en el lugar de Luke, pero no podía tolerar el
matrimonio de Stephen con Amatis. Según decía, era porque se había opuesto al
tratamiento de su hermano, pero sentí que era porque ya Amatis había despertado
su sentimiento de culpa por Luke. En cualquier caso, convenció a Stephen a
divorciarse de ella y casarse de nuevo una hermosa joven llamada Céline. Amatis
estaba devastada, tanto es así que se negó a verme, culpandome a mí, junto con
Valentín por su infelicidad. Y así perdí otro amigo.
En medio de la desesperación, fui a Ragnor Fell y le rogué que mirara hacia fuera
por noticias de Luke entre los Submundos. Se quedó en silencio mucho tiempo
después de que le pregunté. Finalmente dijo: "Hay quienes me vería muy mal por
ayudarte,"
¡Pero has conocido a mi familia por años! "Protesté. '"Me has conocido desde que
era una niña."
"Eso fue cuando eras Jocelyn Fairchild. Ahora ya eres Jocelyn Morgenstern, la
esposa de Valentín." Él dijo el nombre de Valentín como si se tratara de veneno.
'Valentín sólo mata a los que incumplen los acuerdos, "dije débilmente, pensando
en la familia de licántropos y los huesos que había plantado en su chimenea. Pero
sin duda ¿podría haber sido la única vez?
"Eso no es cierto", dijo Fell, Él hace cosas peores que matar. Si hago esto por ti, si
miro por Lucian Graymark, debes hacer algo por mí. Una noche, debes seguir a tu
marido y ver a dónde va. "
"Y así lo hice. Una noche, yo sólo pretendí tomar el té que me trajo, y fingí
dormirme a su lado. Cuando se levantó y abandonó la habitación, yo lo seguí. Lo vi
entrar a la biblioteca y tomar un libro de la pared, y cuando lo quitó la pared se
apartó y dejó un agujero oscuro detrás. . .
Nunca te he contado la historia de la esposa de Barba Azul, ¿lo hice, cuando eras
una niña? Dudo que lo hiciera, la historia todavía me da miedo. El marido que le
dijo a su esposa que no mirara en la habitación cerrada con llave, pero ella miró
allí, y encontró los restos de todas las esposas que había asesinado antes que ella,
guardadas como mariposas en una urna de cristal. Tenía miedo - pero se lo había
prometido a Fell. Tuve que averiguar lo que estaba haciendo Valentín. Una noche
esperé que saliera de la casa, y me fui a la biblioteca y retire el libro de su lugar.
Utilizado mi estela me guíe hacia la oscuridad. El olor - ¡oh, el olor ahí abajo!,
como la sangre, la muerte y podredumbre. Se había excavado un lugar bajo tierra,
en lo que habían sido las bodegas. Había celdas allí abajo, con cosas presas en ellas.
Criaturas demoniacas, atadas con cadenas eléctricas, se retorcían y se dejaban
caer, gorgoteaban en sus celdas, pero había más, mucho más - los cuerpos de
Submundos, en diferentes etapas de su muerte y diferentes formas de morir. Había
hombres lobo, sus cuerpos disueltos por medio de polvo de plata. Vampiros
colgando con la cabeza hacia abajo en agua bendita hasta que solo quedaba piel en
los huesos. Hadas cuya piel había sido perforado con hierro frío.
Incluso ahora, no pienso en él como un torturador. En realidad no. No era que le
gustara su dolor. Parecía estar dando fin a experimentos científicos. Había libros
de notas en cada puerta de las celdas, grabaciones meticulosas de sus
experimentos, el tiempo que había tomado a cada criatura morir. Desde sus notas,
parecía casi como si se inyectara la sangre de los demonios a estas criaturas - pero
no podía estar haciendo eso. ¿Qué persona sensata haría eso?
Hubo un vampiro cuya piel se había quemado una y otra vez para ver si había un
punto más allá del cual la pobre criatura no podía regenerarse. A través de la
grabación de una página de experimentos en particular en la que había escrito una
serie de notas reconocí la partida. Era mi nombre. Jocelyn.
Mi corazón empezó a latir dentro de mi pecho. Con dedos temblorosos, pasaba las
páginas, las palabras se quema en mi cerebro. Jocelyn bebió la mezcla de nuevo
esta noche. No hay cambios visibles en ella, pero de nuevo es el niño el que me
preocupa. . . Con infusiones regulares de ichor demoníaca como la que he estado
dando a ella, el niño puede ser capaz de cualquier hazaña. . . Anoche escuché que
el corazón del niño latía, con más fuerza que cualquier corazón humano, el sonido
de una campana poderosa, de peaje del comienzo de una nueva generación de
Cazadores de Sombras, la sangre de los ángeles y los demonios mezclada para
obtener poderes más allá de cualquier posibilidad imaginada. . . ya no será el
poder de los Submundos el más grande en esta tierra. . .
Hubo más, mucho más. Arañé las páginas, mis dedos temblorosos, mi mente
girando rápido, las mezclas que Valentín me había dado a beber todas las noches,
los moretones en mi cuerpo por la mañana, las heridas de la punción. Negué todo,
tanto que el libro cayó de mis manos y golpeó el suelo.
El sonido me despertó de mi aturdimiento. Corrí por las escaleras, a través del
hueco en la estantería, y en el dormitorio. En un frenesí, empecé a empacar mis
cosas, lanzando sólo lo que era más importante para mí en una bolsa. Tuve algún
vago plan de correr a casa de mis padres, ya ves, pidiendo que me dejaran
quedarme con ellos. Pero nunca llegué tan lejos. Cerré la bolsa, me volví hacia la
puerta - y allí estaba Valentín, que me miraba en silencio.
Mis nervios, ya al límite, se rompieron como cuerdas rotas. Grité y dejé caer la
bolsa al suelo, me estaba alejando de mi marido. No se movió, pero vi sus ojos
brillar como los de un gato en la luz del amanecer. "¿Cuál es el significado de esto
Jocelyn?"
Yo no podía mentir. "Descubrí tu puerta en la estantería", le dije. "Y encontré lo
que estaba debajo de ella. Tu teatro carnicero”.
"Esas cosas ahí abajo son monstruos -"
"¿Y qué soy yo? ¿Soy un monstruo? "Yo le gritaba."¿Qué has hecho conmigo?
¿Qué le has hecho a nuestro bebé? "
"Nada que lo perjudique. Te aseguro que es bastante saludable. "La cara de
Valentín era como una máscara blanca todavía. ¿Cómo nunca antes había visto lo
monstruoso al mirarlo? Y aún no levanta su voz, la que nunca cambió cuando me
habló de sus experimentos, de las formas que él había tratado de enseñarse a sí
mismo de manera más efectiva como destruir Submundos, acabar con ellos en
masas. Él lo había intentado inyectándoles sangre demoníaca - pero para su
sorpresa, no había tenido el efecto deseado. En lugar de probar ser fatal, les había
hecho más fuerte, más rápidos y capaz de soportar el daño que trató de hacerles.
"Si tiene ese efecto en semi-hombres", dijo, con el rostro brillante, "piensa lo que
podría hacer por Cazadores de Sombras".
"Pero esas criaturas ya son parte demonio - ¡nosotros no! ¿Cómo has podido
pensar en experimentar en tu propio hijo?"
Experimenté en mí mismo en primer lugar," dijo con calma, y me dijo cómo había
inyectado sangre de demonio en sus propias venas. "Me ha hecho más fuerte, más
rápido", anunció, "pero soy un hombre crecido - ¡piensa en lo que va a hacer por
un niño! El guerrero que podría desarrollarse a partir de esto”

“Estás loco-le dije, temblando. "Todo este tiempo yo pensaba que estaba
manteniéndote humano, pero tú no eres humano. ¡Eres un monstruo! - peor que
cualquiera de esas cosas patéticas en el sótano.
Él era un monstruo - Yo lo sabia - y, sin embargo, de alguna manera, se las arregló
para mostrarse profundamente herido por lo que yo había dicho. Alargó la mano
hacia mí. Traté de rodearlo y salir por la puerta, pero él cogió mi brazo. Tropecé y
caí, golpeando el suelo duro. Mientras trataba de levantarme, un tirón un dolor
agudo me atravesó. Sentí mi ropa pegada a mí, húmeda y pesada, me mire y vi
que yo estaba en un círculo de mi propia sangre. Empecé a gritar hasta que la
conciencia se me escapó.
Me desperté en mi cama, aturdida, sedienta y desesperada. “Jocelyn,” dijo una voz
en mi oído. "Jocelyn, Jocelyn,". Era mi madre. Ella me acarició el pelo de la frente
y me dio agua. "Estábamos tan preocupados", dijo. "Valentine nos llamó-"
Miré hacia abajo, y vi mi estómago plano. "Mi bebé", le susurré, lágrimas
ardientes como espaldas en mis ojos. "¿Él - murió?"
"¡Oh, Jocelyn! ¡No!” "Mi madre se puso en pie y corrió a una esquina. A Una cuna
- mi cuna, la misma que había permanecido después de que yo naciera. Ella
levantó un paquete envuelto en una manta y salió de ella con cuidado por encima
de mí, acunando a su carga en sus brazos. -Aquí-dijo, sonriendo. "Ten a tu hijo."
Lo tome de ella en un deslumbramiento. Al principio yo sólo sabía que encajaba
perfectamente en mis brazos, que la manta envolviéndole era suave, y que él era
tan pequeño y delicado, con sólo un mechón de pelo rubio en la parte superior de
su cabeza. Empecé a respirar otra vez - y luego abrió los ojos.
Una ola de terror se vertió sobre mí. Era como estar bañada en ácido - mi piel
parecía quemar mis huesos y hacia todo lo que podía por no dejar caer al niño y
comenzar a aullar.
Dicen que cada madre conoce a su propio hijo por instinto. Supongo que lo opuesto
es cierto. Cada nervio de mi cuerpo estaba gritando que no era mi bebé, que algo
horrible y antinatural e inhumano estaba en mis brazos como un parásito. Y sin
embargo ella me sonreía como si no pasara nada. "Él es un buen bebé," dijo. "Él
nunca llora."
"Su nombre es Jonathan," dijo una voz desde la puerta. Miré hacia arriba y vi a
Valentine observar el cuadro frente a él con una expresión casi impasible, aunque
la débil sonrisa en su rostro me dijo que sabía que había algo terriblemente mal
con este niño.
“Jonathan Christopher.”
El bebé abrió los ojos, como si reconocer el sonido de su propio nombre. Tenía los
ojos negros, negros como la noche, insondables como los túneles excavados en el
cráneo. Podía mirar derecho en ellos y ver sólo un terrible vacío.
Fue entonces cuando me desmayé.
Cuando me desperté mucho después, mi madre se había ido. Valentine la había
enviado a su casa - No tengo ni idea de cómo la hizo ir - y él mismo estaba sentado
en el borde de la cama, cargando al bebé y me miró. Los ojos de su padre eran
negros, también, y yo siempre los había encontrado fuera de lugar, tan en
desacuerdo con el pelo casi blanco, pero ahora sólo me recordó el bebé. Me eché
atrás de los dos.
"Nuestro hijo tiene hambre," dijo Valentine. "Tienes que darle de comer,
Jocelyn."
“No.” Voltee mi cara. "No puedo tocar eso - esa cosa."
"Es sólo un bebé." la voz de Valentín era suave, persuasiva. "Él necesita a su
madre."
"Tu lo alimentas. Eres el único que lo hizo. Ni siquiera es mi hijo. "Mi voz se
quebró.
"Él es tu hijo. Tu sangre, tu carne.” Y si no lo alimentas, Jocelyn, morirá. "Él puso
al niño en el suelo sobre las mantas junto a mí y salió de la habitación.”
Me quedé mirando la pequeña criatura durante mucho tiempo. Parecía un bebé -
los puños pequeños y arrugados, la cara pequeña, incluso la pelusa blanca en el
cabeza, todo lucia como un bebe. Sus ojos se cerraron, con la boca abierta en un
grito silencioso, y gimió. Traté de imaginar simplemente que lo dejaba allí,
dejándolo hasta que muriera de hambre, y mi corazón parecía convertirse en
cristal dentro de mi pecho. Yo no podría hacerlo.
Levanté a Jonathan en mis brazos. A pesar de que lo toqué, la misma ola de
repugnancia y horror que había sentido antes pasó por mí, pero esta vez luche
contra ella. Hice mi camisón a un lado y me prepare para alimentar a mi hijo. Tal
vez había algo en este pequeño, una pequeña parte de mí, de lo humano, que de
alguna manera se pudo salvar.
En los próximos meses, me ocupé de Jonathan lo mejor que pude. Mi cuerpo
parecía rebelarse contra él. Yo no produje leche y había que alimentarlo con
biberón. Yo sólo podía mantenerlo durante cortos periodos de tiempo antes de
empezar a sentirme débil y enferma, como si estuviera de pie demasiado cerca de
algo radiactivo. Mi madre vino y cuidó de él a veces, lo que fue un gran alivio. Ella
no parecía darse cuenta de nada malo con el niño, aunque a veces la veía recuperar
el mirar de su cuna con una mirada interrogativa, una pregunta sin respuesta en
sus ojos. . .
Pero, ¿quién podría pedir respuestas? ¿Quién podría incluso llevar a pensarlo?
Jonathan lucia como un niño normal y corriente, cuando lo lleve a su primera
reunión del Círculo, en mis brazos, todo el mundo me dijo lo hermoso que era, con
su colorido extraordinario, al igual que su padre. Michael Wayland también estaba
allí, con su bebé, justo de la misma edad que el mío. Incluso compartió su nombre:
Jonathan. Vi jugar a Michael con su hijo y se sintió mal la envidia y el odio por
Valentín. ¿Cómo podía haber hecho lo que había hecho? ¿Qué clase de hombre
haría algo así a su propia familia?
"Por el Ángel, lo que va a ser capaz de hacer cuando sea mayor", solía respirar a
veces, inclinada sobre Jonathan en su cuna, y el bebé gorgoteaba. Era casi la única
vez que Jonathan hacia algún ruido. Era un niño callado, que nunca lloraba o reía,
pero él si respondió a algo, a Valentín. Tal vez era el demonio en los dos.
Fue en ese momento que recibí un mensaje en secreto Ragnor Fell. Me pidió que
me reuniera con él en su casa de campo. Fui un día en que Valentín fue a la casa de
Stephen Herondale, dejando a Jonathan con mi madre. Fell me recibió en la
puerta. "Lucian Graymark está vivo", dijo, sin preámbulo, y casi me caí del
caballo.
Le rogué que me dijera todo lo que sabía. Él sólo me miró con frialdad. ¿Y qué de
lo que sabes, Jocelyn Morgenstern? ¿Hiciste lo que te pedí y seguiste a tu esposo
una noche? "
Caminando en su jardín, le dije todo: lo que había encontrado en el sótano de
Valentín, sobre el libro, acerca de la sangre de demonio, sobre los experimentos de
Valentín, e incluso acerca de Jonathan. Hablaba poco, pero me di cuenta que aún
con todo lo que sabía ya sobre Valentín, mis palabras le habían sacudido.
"Y ahora háblame de Lucian," le dije. "¿Está seguro? ¿Está bien? "
"Está vivo", dijo Fell, "y es el líder de una manada de lobos en el borde oriental de
Brocelynde." Mientras escuchaba con incredulidad, él me contó que Luke había
derrotado al viejo lobo que lo había mordido, lo mató en la batalla y se convirtió en
el mismísimo líder. "La historia esta en todo el Submundo", dijo. "El jefe de la
manada que solía ser un Cazador de Sombras".
Yo sólo tenía un pensamiento. "Tengo que verlo."
Fell sacudió la cabeza. “No. He hecho lo suficiente por ti, Jocelyn. Dices que odias a
Valentín, pero aún así no haces nada. Yo te ayudaré - Te traeré a Lucian - pero
solamente si estas dispuesta a comprometerte con la causa de la destrucción de
Valentín y el Círculo. De lo contrario, te sugiero que tomes tu caballo y vuelvas a
casa. "
"No podemos derrotar a Valentín. El Círculo es demasiado fuerte”-objeté-.
"La debilidad de Valentín es su arrogancia", dijo Fell. "Y tu eres nuestra mejor
arma debido a ello. Tú estás tan cerca de Valentín como ninguna persona podría
estarlo. Tú puedes infiltrarte en el círculo, recoger información, conocer sus
puntos suaves y débiles. Conocer sus planes. Tú puedes ser el perfecto espía. "
Y así fue como llegué a ser un espía en mi propia casa. Estuve de acuerdo en todo
lo que Fell preguntó - Yo habría aceptado cualquier cosa para poder ver a Luke de
nuevo. Al final de nuestra reunión, le di Fell mi promesa, y me dio un mapa.
Cuando entré en el campamento licántropo de Luke, al principio creí que sin duda
iban a matarme. Estaba segura de que me reconocieron como la mujer de Valentín
Morgenstern, su mayor enemigo. -Tengo que ver a su lider" dije, mientras
rodeaban mi caballo. “Lucian Graymark. Es un viejo amigo mío. "
Y entonces Luke salió de una de las tiendas de campaña y corrió hacia mí. Se veía
como Luke. Todavía era Luke, pero él había cambiado. Parecía más viejo. No era
el gris en su cabello, aunque sólo tenía veintidós. Él me tomó en sus brazos y me
abrazó y no había nada extraño en ello, en ser abrazada por un hombre lobo. Era
Luke.
Me di cuenta de que estaba llorando. "¿Cómo pudiste?" Exigí. "¿Cómo pudiste
dejarme pensar que estabas muerto?"
Admitió que no había sabido que tan leal era a Valentín, o lo mucho que podía
confiar en mí. "Pero sé que puedo confiar en ti ahora", dijo con su vieja sonrisa.
"Has venido hasta aquí a buscarme."
Le dije lo más que pude, de la locura creciente de Valentín y la violencia, de mi
desencanto con él. Yo no podía decirle todo, de los horrores en los sótanos, de lo
que Valentine me había hecho a mi y a nuestro hijo. Yo sabía que sólo sería una
locura, que él sería incapaz de parar de perseguir a Valentine hasta matarlo, y sólo
se haría matar en el proceso. Y yo no podía permitir que nadie supiera lo que le
había hecho a Jonathan. A pesar de todo, seguía siendo mi hijo.
Luke y yo estuvimos de acuerdo en mantener reuniones e intercambios de
información acerca de lo que estaba pasando dentro del Círculo. Le dije de su
alianza con los demonios, y cuando la Copa Mortal fue robada, y le dije de sus
planes para interrumpir los Acuerdos previstos. Esos tiempos con Luke fueron las
únicas veces que pude ser yo misma. El resto del tiempo yo estaba actuando -
actuaba como la esposa de Valentín, y actuaba con los miembros del Círculo, con
nuestros amigos. No dejar a Valentín y lo mucho que eso me enfermó fue la peor
parte.
Afortunadamente lo vi pocas veces. Cuando la firma de los acuerdos se acercaba el
Círculo incrementado sus planes para caer sobre los Submundos desarmados en el
Salón del Ángel y hacer una masacre al por mayor. Me senté en silencio en las
reuniones, no puede participar en la ansiosa planificación, por mucho que sabía
que debía actuar como un miembro dedicado a la causa. Céline Herondale, que ya
estaba muy embarazada, a menudo se sentaba conmigo, era con frecuencia
nostálgica, confundida por el entusiasmo del Círculo. Aunque ella nunca entendió
bien su odio apasionado por los Submundos, adoraba Valentín. “Tu marido es tan
bueno", me decía con su voz suave. "Él está tan preocupado por Stephen y por mi.
Él me da las pociones y mezclas para la salud del bebé, son maravillosas. "
Lo que me dijo me hizo estremecer. Quería decirle que no podía confiar a en
Valentín o aceptar cualquier cosa que él le diera, pero no pude. Su marido era el
mejor amigo de Valentín y seguramente me habría traicionado a él. Mi terror a la
exposición diaria creció - Estaba pasando información de contrabando a Luke tan
rápido como podía, en constante pánico de que un paso en falso me traicionaría a
mi marido. Lo veía siempre que podía. Mantuve con él una maleta con mis
pertenencias más preciadas, en caso de que alguna vez necesitáramos huir juntos
de Idris - la Joyería que Valentín me había dado, esperaba en las maletas para ser
vendida si necesitaba dinero, cartas de mis padres y amigos; un cuadro que mi
padre había hecho para mi hijo, con sus iniciales grabadas en el, con un mechón de
pelo de Jonathan - suave, blanco y sedoso, del mismo color que el de su padre. Tu
nunca sabrías con solo mirarlo que había algo malo con mi hijo...
Sentía más y más miedo de que Valentine descubriera nuestra conspiración secreta
y que me infringiera una verdadera tortura - ¿quien estaba en nuestra alianza
secreta? ¿Cuándo había traicionado sus planes? Me pregunté cómo iba a soportar
la tortura, si yo podría soportar en su contra. Yo tenía mucho miedo de no poder.
Decidí finalmente tomar medidas para asegurarme de que esto nunca sucediera.
Fui a Fell con mis miedos y creó una poción para mí que me enviaría
inmediatamente en un sueño del que no podría ser despertada, excepto por un
antídoto cuya receta figura en el Libro Blanco, uno de los más antiguos libros de
hechizos. Me dio un frasco de la poción y otro vial del antídoto y me instruyó para
ocultarlos de Valentín, lo que hice. Me preocupaba incluso de que Valentín se
encontrara una copia del libro, así que una noche fui a través de los túneles entre
nuestra casa y la de los Waylands y lo escondí en su colección.
Después de eso, dormí más fácil, salvo por una cosa. Temía que iba a tomar la
poción, caer en el sueño similar a la muerte, y que no habría nadie que me
despertara de el, nadie que supiera lo que me había sucedido. Pensé en el final de
Romeo y Julieta y me imaginé ser enterrada viva. . . . . ¿pero a quien podía confiar
esta información? No podría decírselo a Luke porque él también podría verse
comprometido y torturado, y egoístamente, yo temía demasiado por él, por su
seguridad. Para decirle a mis padres sería necesario compartir con ellos todo el
horror de mi situación, y yo no podía hacer eso. No confiaba en ninguno de mis
viejos amigos, no más - Ni en Maryse, ni en cualquiera de ellos. Eran demasiados
esclavos de Valentín.
Con el tiempo, me di cuenta de que había sólo una persona. Entonces envié una
carta a Madeleine explicándole lo que pensaba hacer y la única manera para
reanimarme. Nunca he oído una palabra al respecto de ella, aunque sabía que mi
mensaje había sido entregado. Tuve que creer que ella había leído y comprendido.
Era todo lo que tenía para aférrame.
Fue en ese momento que Stephen Herondale murió en una redada en un nido de
vampiros. Valentín y los otros que habían estado en la partida de ataque fueron a
la casa de los Herondale para darle la noticia a Celine. Estaba embarazada de ocho
meses en el momento. Dijeron que ella recibió la noticia con tranquilidad, y sólo
dijo que quería subir a recoger sus cosas antes de ir a ver el cuerpo.
Ella nunca llegó a bajar. Céline - la suave, muy suave Céline, que nunca hizo nada
sorprendente o parecía tener una sola chispa de independencia - que se había
sentado a mi lado en las reuniones del Círculo y murmuraba con su suave voz
acerca de la seguridad de su marido - Céline se cortó las muñecas y murió
silenciosa en la cama que había compartido con su marido mientras que sus
amigos esperaba en el piso de abajo.
Fue una tragedia que sacudió al Círculo. He oído que los padres de Stephen,
después de la muerte de su hijo y el suicidio de su hija por ley, habían perdido sus
mentes, el padre de Stephen murió un mes o dos más tarde, presumiblemente de la
conmoción. Sentí lástima por Celine, pero de una manera la envidiaba. Había
encontrado una manera de salir de su situación, yo no tenía ninguna.
Unas noches más tarde me despertó el sonido del llanto de un bebé. Me senté de
golpe y casi me tiró de la cama. Jonathan, ya ves, nunca lloraba - nunca hizo un
ruido. Su silencio no natural fue una de las cosas que más me angustiaba. Debo ser
la única madre en la historia que esperaba contra toda esperanza que su bebé
lloraba tras ella, que llorara toda la noche, incluso, pero nunca lo hizo. Y sin
embargo, ahora el sonido del llanto de un bebé se hizo eco de las paredes de la
mansión.
Corrí por el pasillo hasta la habitación del bebé, llevando mi estela. Se proyectaban
sombras extrañas en las paredes cuando me incliné sobre Jonathan. Estaba
durmiendo en silencio. Sin embargo, el llanto continuó, delgado y agudo, el sonido
de un niño en peligro desgarrando mi corazón. Corrí por las escaleras y en la
biblioteca vacía. Todavía podía oír el llanto, venia desde el interior de las paredes.
Cogí el libro en su lugar en el estante. . .
No pasó nada. No se habría paso. La librería ya no se deslizó de su lugar. Y todavía
el llanto vino, como si saliera por debajo de la casa, o dentro de los muros,
enloquecedor para mí. Pero esta mansión había sido mía mucho antes que lo
hubiera sido de Valentín, había pasado todos los veranos aquí cuando era una
niña. Si mi marido no pensaba que había explorado el lugar a fondo en esos años,
estaba equivocado. Arrastré la alfombra persa que cubría el suelo de la biblioteca.
Debajo había una trampilla que se abría fácilmente. Yo sabía que había sido
utilizada recientemente.
Los túneles debajo de las casas de los Cazadores de Sombras no son raros, sino que
se utilizan en el caso de ataques de demonios, como una manera de ir de una casa a
otra en secreto. Este túnel se había conectado una vez con la casa de campo de los
Waylands, pero mi padre había bloqueado el túnel. Se había abierto de nuevo

ahora, sin duda por Valentín, y las paredes estrechas y empedradas me llevaron a
la oscuridad. Todavía podía oír el sonido del bebé que lloraba en la distancia. . .
Seguí el ruido, descalza sobre la fría piedra, deteniéndome de vez en cuando con
un grito de asombro cuando una rata o un ratón aparecían en mi camino.
Finalmente los túneles se abrieron en una sala grande de piedra, lo que había sido
probablemente una vez una bodega. Acurrucado en un rincón de la sala había un
hombre - pero él no era un hombre, porque vi las blancas como la nieve que se
levantaron de regreso en dos arcos de marfil grandes, y su piel brillaba como el
metal líquido. Sus ojos eran de oro, y tan triste. . .
Sus tobillos estaban maniatados con cadenas electricas, hincadas en el suelo de
piedra, lo tenían en el suelo, pero lo que realmente le encarceló fue el círculo de
runas que le rodeaba. Me sentí la deriva hacia él, atraída por una fuerza
increíblemente fuerte. Al acercarme vi que lo que se extendía sobre una manta a
sus pies era el bebé que había oído llorar. Seguía gimiendo en voz baja ahora -
agotado, probablemente - un niño pequeño de pelo rubio y los ojos cerrados. Me
hundí hasta las rodillas, recogiendo al niño en mis brazos, y cuando mis brazos lo
rodearon la extraña sensación pasó a través de mí - lo contrario de lo que había
sentido cuando había acunado por primera vez Jonathan. Una sensación de paz
inmensa. . . . .
¿Cuánto tiempo tuve y mecí al niño?, no puedo decirlo. Por fin levante la vista y vi
al ángel - porque yo sabía que eso era lo que era - mirando hacia abajo a nosotros,
sus ojos dorados impasible. Cuando cruce su mirada, supe su nombre: Ituriel.
"Ayúdame", le dije, y aunque no cambió su rostro, inclinó su cabeza y sus alas se
vinieron abajo, me envolvía en una nube blanca de silencio y suavidad. Sentía más
paz que la que había tenido desde antes de haberme casado con Valentín - y luego
un pinchazo repentino, un dolor agudo de oro pasó a través de mí, y eso fue lo
último que recordaba cuando me desperté en mi cama la mañana siguiente.
Me dije que había sido un sueño. El tipo de sueño vívido, alucinante que una mujer
tiene cuando está embarazada - y yo estaba embarazada. Me lo había negado a mí
misma por lo menos durante un mes, pero esa mañana cuando me desperté lo
sabía, y una visita a un médico lo confirmó. Yo iba a tener un hijo - de nuevo.
Yo estaba horrorizada. Yo sabía lo que Valentine había hecho a mi último hijo -
¿lo que le haría a éste? ¿Cuánto tiempo había sabido que estaba embarazada? No
dije nada a él, pero a su vez, sabiendo sus ojos en mí a veces, su mirada encima de
mí como un cuchillo en el agua. Él sabía - oh, lo sabía. . .
El día de la sublevación. Ese día terrible. Sé que has oído hablar de lo que sucedió
por Luke: sobre los Acuerdos, la emboscada, la batalla sangrienta y prolongada
que siguió. Traté de marcar los Cazadores de Sombras que no estaban
involucrados en el Círculo para que los miembros de la sublevación no les hicieran
daño, pero había tanto caos - tanta sangre - se perdieron muchas vidas, más de lo
que había pensado. Y al final me enfrenté a Valentine con Luke a mi lado y vi
venir la verdad clara en sus ojos. Me pregunté si el había sabido todo el tiempo la
verdad sobre lo que sentía y lo que yo había estado haciendo en realidad este
último año con nuestro matrimonio - pero yo lo veía ahora en su rostro - que no lo
había conocido. El dolor en sus ojos mientras me miraba era real, y a pesar de todo
tocó mi corazón. "Y ahora ustedes dos han trazado mi traición juntos", gruñó, con
el rostro salpicado de sangre. "Ustedes se arrepentirá de lo que han hecho el resto
de sus vidas."
Luke se lanzó sobre él, pero Valentín arrancó el relicario de plata de mi garganta y
la arrojó a Luke, que lo quemó al instante. Él se tambaleó hacia atrás y entonces
Valentín se apoderó de mí y me arrastró hacia la puerta. Él estaba gruñendo cosas
horribles en mi oído, cosas acerca de lo que iba a hacer a mis padres, a Jonathan,
cómo iba a hacer mi vida un infierno por lo que le había hecho a él.
Abandonó la batalla, los heridos, todos suyos, y corrió a casa. Ya era demasiado
tarde. Luke le había dicho lo que hemos encontrado - Recuerdo todo como si fuera
un sueño. El gran cielo negro, la luna tan brillante que podía ver todo: la casa en
cenizas por el fuego del demonio, lo suficientemente caliente como para derretir el
metal, que se desarrolló en medio de las cenizas como los ríos de plata fundida en
la cara desnuda de la luna. Encontré los huesos de mis padres allí, y los huesos de
mi hijo, y entonces, por fin, los huesos de Valentín, a sí mismo, el colgante del
Círculo que llevaba siempre todavía enrollado alrededor de su cuello descarnado. .
.
Luke me sacó de la ciudad esa noche. Estaba entumecida y muda, como los
muertos vivientes. Seguí viendo las caras de mis padres una y otra vez - no les
había advertido. Yo no les había dicho lo que era capaz de hacer Valentín. Yo no
les había dicho de los planes para el levantamiento. Nunca pensé. . .
Y yo soñaba a veces con mi bebé. Vi su cara, incluso cuando estaba despierta, los
túneles vacíos de su mirada, y sentí de nuevo la repulsión y el horror que sentí la
primera vez que lo toque. Y yo sabía que era un monstruo, por sentirme de esa
manera. ¿Qué madre, al enterarse de la muerte de su hijo, no puede evitar un
sentimiento de – de auxilio?
En el mercado de pulgas en Clignancourt, vendí el colgante del Círculo de
Valentín, un objeto repugnante que odiaba mirar. Me ofrecieron una gran
cantidad de dinero. Con el dinero, compré un billete de avión a Nueva York. Le
dije a Luke que iba a empezar mi vida allí - como un mundano. Yo no quería la
sombra de la Clave o el Pacto tocando mi vida otra vez, o la vida de mi hijo.
Odiaba a todas las cosas relacionadas con los Nefilim, le dije.
Esto fue cierto sólo en parte. Estaba harta de la Clave, que era la verdad, y yo
sabía que la esposa de Valentín, ahora que él era un criminal, ellos solo la querrían
para ser interrogada que siempre me mirarían con recelo los legisladores de Idris.
Yo quería esconderme de ellos. Pero más que eso, quería esconderme de Valentín.
Estaba segura de que todavía estaba vivo. Pensé una y otra vez lo que me había
dicho cuando me arrastró fuera del Salón, la manera que él había prometido que el
resto de mi vida sería una miseria. No eran las palabras de un hombre que
planeaba quemarse con fuego demoniaco, no importaba lo desesperado que
estuviera por el fracaso de sus planes. Valentine no era el tipo de hombre que cedía
a la desesperación. Aun con todo lo que había construido y que ahora estaba
destruido, él tendría la intención de iniciar de nuevo - como el ave fénix de las
cenizas.
Había otra cosa que no podía decir a Luke. La noche del levantamiento, antes de
que me hubiera ido a la ciudad, había tomado la Copa Mortal del escondite donde
la había puesto Valentín, y la había escondido en medio de mis pertenencias. Yo
había pensado en volver a la Clave, pero ahora - no podía confiar en ellos para
mantenerla fuera de las manos de Valentín, se sentían tan ansiosos por creer que él
estaba realmente muerto. Tendría que esconderla de él, e inexorablemente, sin
duda, él vendría por ella, y por mí.
Luke me rogó que no lo abandonara. Dijo que vendría conmigo - incluso cuando
yo le dije que estaba esperando otro hijo de Valentín, dijo que no importaba, que
criaría al niño como suyo. Pero nunca había visto a Jonathan Yo nunca le había
contado lo que Valentine había hecho a mi hijo. ¿Cómo podía estar segura de que
no había hecho algo igual de horrible para el bebé que llevaba ahora? ¿Y cómo
podría yo pedir a Luke compartir ese horror conmigo, o el peligro de ser
perseguido por Valentín, que me odiaba? Era imposible. Le negué la oportunidad
una y otra vez, aunque yo podía ver el dolor que le causó. A pesar de que sabían
que eso significaba que probablemente nunca volvería a verlo, y el pensamiento
rompió lo que quedaba de mi corazón.
Nos separamos en el aeropuerto de Orly. Me aferré a él hasta que la última
llamada para el vuelo llegó y él me empujó suavemente hacia la puerta de
embarque. Se sentía como si estuviera desgarrando una parte de mí misma. En el
último momento me di vuelta y corrí hacia él y le susurré al oído "Valentín sigue
vivo." Tuve que decirle. Yo no podía detenerme. Corrí al avión sin mirar hacia
atrás para ver su reacción.
Aterricé en Nueva York en la madrugada, el cielo del amanecer como el interior de
un colgante de perlas de la ciudad. Con mi taxi corriendo por el puente
Williamsbug Miré hacia abajo y vi el agua del río por debajo de mí, ondulada aquí
y allá por las olas que perecían parpadear como dardos sirenas. Incluso aquí, entre
estas paredes de vidrio y acero, esta ciudad inhóspita, el Mundo Invisible estaba a
mi alrededor. . .
Tú sabes mucho del resto. ¿Cómo encontré un lugar para quedarme?, encontré
trabajo haciendo lo único que podía hacer, aquí en el mundo terrenal: pintura. No
es que hubiera mucho trabajo para un pintor. Si no hubiera sido por las joyas que
podía vender, me habría muerto de hambre. Encontré un apartamento en un
edificio propiedad de una pareja de edad que amablemente me dejó estar a cambio
de un retrato de su hijo, que había muerto en el extranjero en el ejército. Yo les
dije que mi marido, también había muerto, y sentían pena por mí, eso creo, una
joven embarazada que no tenía a nadie en el mundo. . .
La mayoría de las otras madres en mi situación habría ido en compra de una cuna,
en compra de juguetes para bebés y botines y mantas. No lo hice. Yo estaba
aterrorizada. Aterrorizada de que lo que pasó con mi primer hijo iba a pasar de
nuevo con mi segundo hijo. Recuerdo la noche que me puse de parto y fui llevada
al hospital - era tan diferente de dar a luz en Alicante, con las paredes blancas y
estériles todos los bleeping y la maquinaria aterradora. Yo no podía dejar de
llorar, a pesar de todo y cuando naciste, y hasta el mismo momento en que la
enfermera entró en mi habitación del hospital y te entregó a mí, y me miraste a la
cara.
Una gran ola de amor y alivio se apoderó de mí. Tu pelo rojo, ojos verdes - se
tratara de mi hija, la mía, no había nada de tu padre en ti, ni nada monstruoso o
demoníaco. Pensé que eras la cosa más perfecta que jamás había llegado al mundo.
Todavía lo creo.
La primera vez que te llevé al parque, que viste que las hadas existen entre las
flores y te fuiste a jugar con ellas. Las otras madres nos miraron consternadas
cuando yo te recogí y corrí a casa. Yo había sentido el frío terror. Pude ver lo que
viste, pero nadie más podía. ¿Cómo podría vivir así y mentirte sobre lo que
conociste? Yo había querido darte una vida normal, pero yo no había pensado
sobre este nuevo factor. Y yo tenía otros miedos y había Cazadores de Sombras
aquí, Submundos también, tal y como ocurría en todas partes del mundo. Si la
información sobre ti salía a la luz, tal vez podría llegar a Valentín, y entonces él
vendría a buscarnos. Y yo no podía dejar que eso sucediera.
Es por eso que contrate a Magnus Bane. No me siento orgullosa de lo que hice. Lo
hice porque me daba miedo. Lo hice porque no me podía imaginar de qué otra
manera te protegería. Lo hice porque pensé que una vida de felicidad ajena sería
mejor que una vida de peligro y ser cazada. Y lo hice, tal vez, porque yo deseaba
poder olvidar, todo mi pasado que todavía me torturaban.
Fue Magnus quien me presentó a Dorotea, y Dorotea, quien me dio la idea de
esconder la Copa Mortal en un cuadro. Tú estabas en mis brazos cuando le conocí
y le extendiste la mano y sacaste una tarjeta de la pila del Tarot que tenía sobre su
mesa. Yo te regañaba, pero ella sólo dijo: "Vamos a ver qué tarjeta eligió la niña."
Fue el As de Copas - la tarjeta de amor. "Tendrá un gran amor en su vida",
predijo, pero yo estaba prestando más atención a la imagen en la tarjeta. Se veía
como la Copa Mortal. . . . .
Con la Copa oculta en el tarot que había pintado para Dorothea, y Dorothea oculta
en su Santuario, me sentí más tranquila. La calma suficiente como para que
cuando Luke tocó de repente en nuestra puerta, viéndose como si hubiera estado
durmiendo en la calle durante semanas, no respondí echándolo de inmediato. Él
había llegado tan lejos, y yo le había echado mucho de menos. Lo dejé dormir en el
sofá, y por la mañana todavía estaba allí, y tu estabas sentada a sus pies mientras
él te mostraba un juego simple con tarjetas; un juego de Cazadores de Sombras,
algo que no había visto desde que había dejado Idris . Era como si hubiera estado
siempre allí con nosotros, siempre perteneció. No podía pedirle que se fuera. . .
Luke rechazó cuando le dije lo que yo había pedido a Magnus hacer a tu memoria,
pero fue el único tema en que yo nunca podría ceder. Pensé que no sabía toda la
verdad, y que si lo hiciera, habría estado de acuerdo conmigo. Ahora sé que estaba
equivocada. Luke siempre había sido alguien que creía en la verdad, sin importar
cuán cruel o despiadada fuera, y se que él hubiera querido que la tuvieras.
Por lo menos tú la tienes ahora - y si me odias ahora, al menos, será a causa de la
verdad y no por la mentira. Y por lo menos ahora sabes que siempre te he amado y
que siempre has sido la cosa más importante en el mundo para mí. Esa noche,
cuando Valentine y sus demonios irrumpieron en nuestro apartamento, en busca
de la Copa, apenas tuve tiempo de tomar la poción que Ragnor Fell me había dado
antes de que fuera demasiado tarde, pero lo hice esperar, sólo el tiempo suficiente
como para que yo pudiera llamar y decirte que te amaba. Todo lo que me ha
pasado en Idris, todo de lo que Valentín me hizo, valió la pena porque te tuve.
Hay una cosa más que tengo que decirte. Magnus me habló de Jace, y lo que le
pasó en Renwick, y lo que tu padre te dijo. Tengo que decirte ahora que él estaba
mintiendo. Que lo que crees que es cierto acerca de ti y tu hermano no es la
verdad.
Después de haber tomado la poción, Valentine intentó todo para despertarme, pero
nada funcionó. Cuando él me trajo a Renwick yacía como muerta, entrando y
saliendo de la conciencia. No podía moverme ni hablar, pero yo era consciente a
veces de las personas que entraban y salían de la habitación. Pangborn y Blackwell
llegaron a burlarse de mí, aunque nunca me han tocado. Y a veces Valentín se
sentaba al lado de mi cama y hablaba conmigo.
Me habló sobre las almas muertas en el Infierno de Dante, sobre como decían la
verdad de sus vidas porque pensaron que no iba a volver al mundo para
traicionarlos. Creo que se sintió aliviado sólo por tener alguien con quien hablar,
tal como yo había derramado una vez todo en mi corazón a Ragnor Fell.
Él me contó que había pensado cuando se casó conmigo que íbamos a enfrentar al
mundo juntos, unidos en contra de la Clave y sus Acuerdos. Me dijo que cuando
Jonathan nació, se dio cuenta de que me había perdido, que había hecho que yo lo
odiara para siempre. Pero un verdadero guerrero está dispuesto a sacrificar todo,
incluso su esposa. Incluso su familia. Así es como Valentín se cree. Era un cruzado
moderno y todo lo que hizo fue por el bien de su causa. Deus volt, dijo. Porque Dios
lo quiere.
Después del nacimiento de Jonathan, Valentine había sospechado que me negaría a
tener más hijos. Y esto fue una lástima, pensaba él, porque él se había imaginado a
nuestros hijos como un ejército de Cazadores de Sombras superiores, hechos de
esa manera por él. Él sabía que no podía obligarme a tener un hijo que no quería,
por lo que centró su atención a Céline Herondale. Era joven, dedicada,
impresionable. Cuando quedó embarazada, él le dio a beber las mezclas, como me
lo había hecho a mí, alegando que eran las pociones hechas por un brujo que
fomenten la salud de su bebé. Ella tomó las drogas, los polvos, las pociones que le
dio, incluso dejó que la inyectan como si fuera un médico. Ella estaba totalmente
confiada.
Y entonces sucedió algo que no esperaba de Valentín. En una redada en un nido de
vampiros, Stephen fue asesinado. Y Céline - impresionable, emocional, difícil de
desviar Céline - bebió un frasco de veneno y murió. Los Herondales, quemaron el
cuerpo de Stephen y enterrado en un mausoleo a Céline a las afueras de la Ciudad
de hueso - quien se suicida no puede ser enterrado dentro de sus murallas.-
Se podría pensar que habría sido el final de eso. Pero Valentine sabía que lo que
había hecho había cambiado al niño dentro de Céline y tenía que saber cómo. Así
que Valentín tomo a Hodge y se fue a la Ciudad de hueso el mismo, en medio de la
noche. Entró en el mausoleo de los Herondale y rompió ataúd de Céline. Y
entonces, utilizando la hoja afilada de su kindjal, le abrió su vientre y tomó el bebé
todavía vivo de su cuerpo muerto.
Cualquier otro niño habría muerto cuando su madre murió. Pero Valentine había
estado dando Céline dosis regulares de la sangre de Ituriel. La sangre de los Cielos,
pura y concentrada, y debido a su efecto, por algún milagro, el niño todavía estaba
vivo.
Llevó al niño de vuelta a casa esa noche, la noche que el llanto de un bebé me
despertó del sueño y me fui hacia abajo para encontrar el ángel atado en la bodega
de los Wayland con el niño a sus pies. Por la mañana, Valentine había dado el
chico a Hodge, con instrucciones de llevarlo a la casa de la familia de Valentín
fuera Brocelind, y mantenerlo saludable. ¡Hodge como niñera! - Pero lo hizo, e
informó de nuevo a Valentín que el niño parecía prosperar.
El levantamiento fue sólo unos meses más tarde. Yo ya te he dicho sobre esa
terrible noche. Después de que Valentín sacrificara a Michael Wayland y su hijo,
dejó sus cuerpos junto a los cuerpos de mis padres en las ruinas de nuestra casa,
tomó a nuestro Jonathan y huyó a la casa en las afueras Broceliand.
Durante un año se escondió allí, envuelto en capas y desviando espejismos, y crió a
los dos niños juntos - su propio hijo y el de su lugarteniente-, el niño parte demonio
y el otro que era parte ángel. Pero mientras el niño parcialmente ángel se
desarrollado como un bebé normal, su propio hijo, el niño demonio, creció a un
ritmo antinatural. Para cuando tenía dos años de edad tenía el tamaño de un niño
humano de seis años de edad, y tenía la fuerza de un hombre adulto. Y él odiaba a
su pequeño hermano adoptivo. Varias veces trató de matarlo y el niño se salvó sólo
por la intervención de Valentín. Finalmente Valentine sabía que algo tendría que
hacer.
Estaba ansioso por volver a una vida más activa, a una ubicación más cercana a la
ciudad de cristal. A un lugar donde pudiera reunirse con sus antiguos seguidores, -
hombres como Pangborn y Blackwell - a un lugar donde ya no estuviera tanto en la
clandestinidad. Él tomó la identidad Michael Wayland y regresó con el hijo de
Stephen Herondale a la mansión de la familia Wayland.
¿Por qué no traer a su propio hijo con él?, tu puedes preguntar. Debido a que su
hijo ahora se parecía a un niño de seis años, y Valentine sabía que no había forma
en que el muchacho fuera convincente, haciéndose pasar por el niño Wayland - y
fue muy importante para él que después-, necesitaba que el niño pudiera
convencer a los que había conocido a Michael que se trataba de su hijo. Por lo que
tomó al pequeño rubio hijo Stephen Herondale y lo llevó a la mansión Wayland, y
vivió también con su propio hijo en la casa en ruinas fuera Brocelind.
El bebé tenía un nombre ahora - el hijo Michael Wayland fue nombrado Jonathan
Wayland. Como era demasiado confuso criar a dos niños con el mismo nombre,
Valentín comenzó a llamar al niño por un apodo.
Lo llamó Jace. . . . .

1 comentario:

  1. GRACIAS!! TENGO UN BLOG AVER SI TE GUSTE :)
    http://leeresmirarconlamente.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Noticias en tu correo