jueves, 19 de julio de 2012

Escena eliminada de 'Ciudad de las Almas Perdidas'

Gracias a las chicas de TMI news en español les traemos la traducción de una escena eliminada de CoLS



AVISO: Contiene SPOILERS de Ciudad de las Almas Perdidas



Estoy dentro. La voz de Clary sonó dentro de la cabeza de Simon, clara como una campana, el momento en el que él abrió los ojos. Estaba tumbado en la cama de la habitación libre de Magnus, sábanas fuera, descalzo; Isabelle no estaba. Se sentó, frotándose las sienes, y pensó de vuelta hacia ella: ¿Dentro dónde? ¿Simon? Su voz era débil, desvaneciéndose, como si estuviera caminando lejos de él. Él se sentó. ¿Clary?  No hubo respuesta. Se puso de pie, con su boca seca.  ¡Clary! Su voz sonó dentro de su cabeza como una campana cuando suena en una habitación vacía. Sudando, se quitó la ropa, se puso unos nuevos vaqueros, y salió al salón para mirar por su bolsa de mensajero. Se sintió mal, como si fuera a vomitar. Clary le había llamado, y no pudo alcanzarla; ¿qué pasa si nunca vuelve a alcanzarla? ¿Qué pasa si está muerta o perdida o los malditos anillos solo no funcionaban? Jordan estaba tumbado en el futón en vaqueros y camiseta verde, una taza de café balanceándose en su estómago. Giró su cabeza, pelo oscuro cayéndole sobre los ojos, así como Simon entró. "Tu teléfono ha estado sonando toda la mañana." Simon cogió su bolsa de mensajero, colgando de un gancho en la pared. "No lo sé. No lo he mirado. Es tú teléfono. Recibes un montón de llamadas, tío." Simon se abstuvo de señalar que no tenían una línea fija, así que todos los que lo conocían tenían que llamar a su móvil. Sacó el teléfono y se quedó mirando el número. Un prefijo 718 irreconocible; alguien en Brooklyn. Miró a Jordan. "¿Has - has visto a Isabelle?" Una pequeña sonrisa juegó en la boca de Jordan. "Se está duchando." Simon miró hacia la puerta del baño, que estaba cerrada. Isabelle - Clary - todo era demasiado. El tipo de cosa que podría hacer que desees tomar aire profundamente, una respiración para estabilizar, si respiras. En  su lugar, abrió el teléfono y marcó el número, contestaron en el primer pitido. "¿Hola?" Simon se quedó sin habla. "¿Magnus?" Una risa. "Hola, Diurno". "Sin ánimo de ofender, pero nunca visualicé que me llamaras antes". "Es apenas una llamada social." Se oyó un ruido de fondo, un murmullo de voces. "Simon, que tienes -" "No, quiero decir que realmente no pienso en ti como para usar el teléfono. Más - que apareciendo en una explosión de brillo ". "¿Has visto a Clary?", dijo Magnus, con firmeza. "Voy a abordar la cuestión del brillo más tarde. Pero Jocelyn está aquí con el hermano Zachariah, y - "bajó la voz -". Clary no está en su habitación." Simon se dio por vencido y cogió una respiración profunda de todos modos, un acto reflejo. "No", dijo. "No, no lo está." "¿Pero sabes dónde está?" Simon cerró los ojos. "Sí". Hubo una pausa. "Creo que será mejor que vengas aquí." "¿Quieres que traiga a Isabelle?" "¿Isabelle está ahí?" Magnus logró hacer sonar su voz con sequedad divertida, a pesar de todo. "Ella - ella, eh, ha pasado la noche aquí." "Alec estará encantado de escuchar eso. Tal vez podamos hacer un concurso para ver si él o Jocelyn te mata primero." Magnus se rió. "¿Le has contado a Jordan lo de Luke?" "No" Simon abrió los ojos, Jordan seguía tirado en el futón, absorto en una novela de ciencia ficción muy gruesa. "¿Debería?" "Debería saberlo. Es un Praetor Lupus y esto es un gran problema para los niños de la noche. De hecho, tráele. Trae todos tus pequeños amigos contigo. ¡Los necesitarás! " Con esa declaración tan alegre, Magnus colgó. Jordan se sentó, dejando su libro a un lado. "¿Qué fue eso que tienes que decirme -" Se interrumpió, sus ojos muy abiertos. La puerta del baño se había abierto, y en una nube de vapor salió Isabelle, con el pelo mojado como un río negro por la espalda. Estaba envuelta en una toalla roja que le llegaba por la parte superior de sus muslos y sus piernas parecían kilométricas. Ambos chicos se la quedaron mirando. "Tengo mucha resaca", anunció ella, movió de un tirón su pelo sobre un hombro, y se alejó hacia el dormitorio de Simon. Simon miró a Jordan, cuyas cejas se habían levantado hasta el nacimiento de su pelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias en tu correo